Un regreso a clases más consciente

Tus hijos serán como eres tú. Así que sé como quieres que sean

Se terminan las vacaciones y todos, tanto niños y grandes, nos desacostumbramos al ritmo escolar. Es normal que como papás nos de emoción el regreso a clases y el inicio de un nuevo ciclo en la etapa de nuestros hijos, pero al mismo tiempo, nuestros hijos también viven emociones positivas y negativas. Es natural que el inicio de algo nuevo vaya de la mano de ansiedades sobre quién tocará en su salón, cómo será su maestro o un miedo natural al cambio de rutina. Para tener un sano y motivante regreso a clases, implementa las siguientes estrategias: Haz una lista de los útiles y accesorios que tus hijos ocuparán. Tu orden y organización se las transmites a tus hijos y ellos se sienten organizados. Los hijos son el reflejo de los padres. Busca aprovechar bien el tiempo y enfocar tus esfuerzos en terminar en tiempo y forma. Reflexiona qué hábitos positivos deseas formar en tus hijos, al igual que las virtudes.

¿Deseas fomentar el orden, puntualidad, aseo, prontitud, voluntad? Comienza por darle seguimiento a los horarios, recoger el cuarto y recalcarles la importancia de sentirse bien a través de su aseo personal. Recuerda tener libros en tu buró y esfuérzate por leer algo de tu interés y que tus hijos lo vean. Busca leerles algún cuento o motivarles a ellos a leer. Recuerda que la lectura les ayuda a agilizar su mente, amplía su perspectiva, mejora su vocabulario y forma de comunicarse. Implementa nuevos y positivos hábitos en tu alimentación. Realiza un menú semanal y busca nuevas recetas para aportar los nutrientes- frutas y verduras, lunchs y desayunos de tus hijos. Recuerda que lo que coman y lo que les “ense frutas y verdurase hidrataciçóltado de una sana alimentaci lunchs y desayunos de tus hijos. recuerda inar en tiempo y forma. lñes” a comer, les ayuda también a su nivel de concentración y de agilidad mental. La salud mental y emocional es resultado de una sana alimentación e hidratación. Motívales a elegir un deporte o un nuevo hobbie.

Recuerda que en la etapa de la infancia y la adolescencia, el deporte y las actividades extra académicas les ayudan a desarrollar mayor disciplina, constancia y responsabilidad. Dedica un tiempo especial para cada uno de tus hijos y hablar sobre sus necesidades, expectativas y miedos para este nuevo año. El darse el tiempo con cada hijo por separado, refuerza el vínculo entre padres e hijos y le hace sentir al hijo escuchado y acompañado. Independientemente de la personalidad de cada hijo, el sentir cerca e interesado a su padre, le inyecta fuerza, seguridad, autoestima y pertenencia. Al escucharle, MOTÍVALE y dale opciones para afrontar esos miedos. Si se le dificulta las matemáticas, motívale y apóyale a encontrar una solución y puntos de apoyo.

La autoestima y la confianza de los hijos, depende mucho de la apertura y actitud de los padres; al buscar acompañarlos en buscar las soluciones y avanzar en las situaciones de crisis. Toma ventaja de cada momento en familia para recordarles tu amor y ser afectivo con tus hijos. A cualquier edad, los hijos necesitan sentirse queridos y eso intrínsecamente les mueve a aspirar más. Recuerda ser paciente con cada uno de tus hijos y reflexionar que cada uno responde de acuerdo a su personalidad. Observa las expectativas que te creas de cada uno de tus hijos y reflexiona sobre tu plan de educar a cada uno. Muy probablemente las estrategias que utilizas con uno no funcionan con el otro. No existe un buen o mal padre, sino existe el padre interesado y consciente.

El crecimiento de los hijos depende mucho de la formación y actitud de sus padres, así cómo del plan educativo, límites y exigencias constantes, sin abandonar el área afectiva. La clave para una infancia feliz es permitirles a los hijos avanzar acompañándoles estando cercanos. La calidad del tiempo que se pase con los hijos es más importante que la cantidad. Toma estos días para reflexionar qué conductas en tus hijos te parecen incorrectas y en qué aspectos quisieras ser más estricto o flexible cómo padre. Siempre hay cosas en las que se puede trabajar para ser mejor. Recuerda que tus hijos reciben y absorben todo lo que ven en ti.

Avatar
Marijose César

Mamá, esposa, terapeuta y coach Internacional por la Escuela Internacional de Coaching en España y en New York University, Certificada en Superar pérdidas emocionales por The Grief Recovery Institute. Experta en Comunicación asertiva.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado