Vuélvete un escritor en 10 pasos

Desde escribir un mensaje de texto, hasta hacer una autobiografía, la redacción es parte de nuestro día a día.

 

  1. Sé breve

Preciso y conciso. Muchas veces decimos información de sobra que puede causar malentendidos y complicar el mensaje. El consejo de la sencillez no solo aplica en la moda, ser sencillo al hablar nos da mucha elegancia y porte.

 

  1. Claridad

Es muy importante seleccionar nuestro vocabulario dependiendo del entorno del mensaje y a quien te diriges. Seamos humildes, el ser claros nos hace más agradables y comprensibles.

 

  1. Sé Agradable

Es un instinto natural del hombre acercarse a su bienestar, por lo tanto si decimos cosas agradables ganaremos más at

ención. El ser positivo es una ayuda grandísima.

 

  1. Ve al punto

Sin rodeos. Decir lo que quieras cuando quieras. Tu idea es importante, compártela sin miedos. De preferencia, menciónala en el primer párrafo.

 

  1. Conoce el tema

Para ganar veracidad, siempre trata de escribir temas de los que abordes un conocimiento. Y si no los conoces, investiga. Esto te ayudará a evitar “cantinfleos” y a desarrollar tu ensayo con más fluidez.

 

  1. Evita la voz pasiva

Cuando utilizamos la voz activa, nuestro mensaje suena más natural y sencillo, en cambio, cuando utilizamos la voz pasiva, las ideas tienden a perderse un poco. Por ejemplo: “Jaime leyó el libro” en vez de “El libro fue leído por Jaime”.

 

  1. Cuida tu ortografía

El tener una buena ortografía es algo esencial para tener una buena redacción. Muchas veces el tener errores de ortografía distrae la atención y nos hace ver menos profesionales.

 

  1. Signos de puntuación

Cuida tus signos de puntuación , ya que ellos pueden cambiar totalmente el sentido de tu frase. No es lo mismo “vamos a comer abuela” a “vamos a comer, abuela”.

 

  1. Sé humilde

No digas cómo viajar, muestra fotos de tus vacaciones. No digas como ganar dinero, aconseja en base a tus experiencias. A nadie le gusta un sabelotodo, pero todos disfrutamos de una buena anécdota.

 

  1. Acepta retroalimentación

Todos podemos tener errores, acepta opiniones de otros para siempre mejorar. No somos perfectos, pero si perfectibles.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado