SEMBRAR EN ATEOS

NAYELI PEREZNEGRÓN

Hace poco me invitaron a dar una conferencia sobre el dolor en un centro de rehabilitación para alcohólicos, donde el ochenta por ciento de la audiencia eran hermanos cristianos no católicos, y aún tratando de enfocarme en tantas similitudes que compartimos y conozco, porque tengo la bendición de ser amiga de muchos de ellos e incluso de pastores, me fue imposible no mencionar a María, ya que ha sido una gran compañera en mi dolor, el dolor de perder a un hijo. Y me encanta mencionarla en su mes, además.

Cuando me preguntaban por qué los católicos adoramos a María, los santos, etc., yo, con el gran respeto que les tengo y abreviando aquí mi respuesta (además de recordarles que los católicos no adoramos, si no veneramos), les dije que trataran de imaginar el amor y la compañía que sienten de Dios, pero multiplicado. Les platicaba con una sonrisa: “ustedes pueden pensar que estamos locos y tienen razón, estamos locos de amor. El verdadero AMOR lleva a la locura, por eso tantos santos en nuestra Iglesia nos dan ejemplo de lo que llega a hacer en nosotros ese inmensurable amor multiplicado y que multiplica, logrando incluso grandes obras de caridad”.

Lamentablemente no todos los católicos vivimos con profundidad nuestra religión, pero quienes sí, somos testigos de los regalos tan inexplicables que recibimos por medio de nuestra fe. Admiré desde el fondo de mi corazón lo que nuestros hermanos cristianos hacen con gente tan dolida o que ha tocado fondo, transmitiéndoles lo que puede hacer el amor de Cristo por ellos. Es así que estuve reflexionando mucho sobre la importancia del diálogo ecuménico y de la sinodalidad de las que tanto habla nuestro Papa Francisco. Creo que, de esta manera, todos aprendemos de todos y todos nos convertimos, reconocemos y tratamos como maestros.

Si realmente nos concentráramos en solo amar como dice nuestro primer mandamiento, dejaríamos actuar a Dios a través de nosotros, dejándolo a Él encargarse de todo lo demás, y es así que pensaba en el ejemplo de alguien que, ustedes saben, admiro enormemente: la Madre Teresa de Calcuta. Ella, desde un lugar como la India, donde llega a parecer tan arraigada su espiritualidad y religión, donde ni siquiera el idioma humano compartía, compartía entonces el idioma universal: EL AMOR, y desde ese amor logró que muchos se convirtieran y amaran a Dios gracias a su ejemplo. Ella, más que hablar y predicar, actuaba.

Amaba tanto a Dios que parecía que solo se esforzaba por amarlo cada vez más. Buscar su rostro en todas las personas la llevó a hacer cosas que casi nadie consigue hacer y que sabemos que solo el verdadero AMOR logra. Así de grande fue su amor, que no solamente asistía en la India por medio de su congregación, si no en todo el mundo con los más pobres y necesitados. Ella no buscaba el poder que, a veces, tantos que debieran ayudar buscan; ella solo buscaba amar y, sin querer, el AMOR la hizo poderosa.

Fue así que, a través de su ejemplo, mucha gente en la India empezó a creer en Dios. Algo les debía llamar la atención de ella que no conocían y nosotros sí: su amor al prójimo, su fe tan grande, su humildad, su caridad, tantos dones que parecían increíbles, todos reunidos en un mismo ser humano. ¿Quién es esa María a la que tanto le reza el rosario diario e imita porque dice que le da la fuerza cuando ya no puede más? Y vaya que esa gente la llegó a ver agotada al extremo y tomando fuerzas que no sabían de dónde provenían, lo sé porque, como algunos de ustedes conocen, tuve la bendición de vivirlo en la India con su congregación. Creo que así la gente de religiones y culturas tan diferentes, incluso ateos, empezaron a querer ser, creer y sentir lo que ella era, creía y sentía.

Me parece de vital importancia predicar a los que ya creemos, porque eso nos lleva a amar aún más a Dios (recordemos que su amor es inagotable y soy testigo de eso; cuando decides amarlo, nunca termina su amor y nunca deja de sorprenderte). Para mí, ha sido trascendental contar con personas que lo hacen, pero me parece que, para acercar a los hermanos que más alejados están de Él, el ejemplo de amor y humildad bastan: el amor que mencioné anteriormente, como el de la madre Teresa que te lleva a dar ejemplo de lo bueno, lo bello y lo verdadero, eso que en realidad es nuestra religión. La humildad de reconocer que no soy yo si no Dios a través de mí, en comunión con ese mismo amor que actuará en los demás.

Fue así que el ejemplo con el que predicaba la madre Teresa la llevó incluso a “sembrar en ateos”. Como dice el evangelio claramente en la parábola del sembrador: “A ustedes, Dios les da a conocer los secretos del reino de los cielos; pero a ellos no”(Mateo 13,11). Ella sin hablar su idioma, desde el ejemplo solamente, sembraba esa semilla que ellos confundían con la curiosidad de verla actuar, y así me parece que Dios se encargaba de hacer lo demás.

Esta historia me inspira a escribir que, hagamos lo que hagamos y estemos en donde estemos, nos dediquemos solamente a amar, así como decía San Agustín: “Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor; si perdonas, perdonarás con amor. Si tienes el amor arraigado en ti, ninguna otra cosa sino amor serán tus frutos”.

nayelipereznegron

Presidenta y fundadora de la Fundación Luchando Por Ángeles Pequeños (LPAP).

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado