POPOTES MATA-BALLENAS

Quizá recuerdas el caso de quien sabe cuál aerolínea, cuyo flamante director ordenó retirar la aceituna del platillo de cortesía a bordo. En todo curso, simposio o diplomado de administración te platican de ello: por una acción apenas perceptible para los usuarios, se lograron “ahorros” por cientos de miles de dólares. La historia oculta que nadie te dice la encuentras en el entrecomillado: tuvo que idear una acción clara, medible y contundente para que la junta de accionistas aprobara el sobresueldo por el que fue contratado; es decir, quitándole beneficios al cliente, el nuevo gurú compensó su aumento salarial.

Más o menos para llegar al mismo punto, te platico que durante el verano pasé treinta días en la soleada California en distintas tareas según el cristal con que se mira: yo digo que estuve en entrenamiento, mi esposa piensa que tomé un sabático mes, mi ahijado Dany espera el souvenir de Mickey Mouse, los gringos me vieron como ilegal inmigrante, mi editor espera un best seller de migrantes con visado y profesión, mi madre lloró como si hubiese ido a la guerra, mis acreedores pensaron que me había pelado para no pagar…en fin, cada cabeza es una barbacoa. Pero a lo que voy es que, en un mes completito que pasé por allá en plan de ciudadano angelino, no pasó un día sin haber ido al supermercado o a comer en un establecimiento de comida rápida. Y adivina de que me di cuenta: cada vez que compré mandado me preguntaron si quería una bolsa plástica para llevar mis víveres, y en todos los restaurantes me dieron popotes de plástico, y hasta en un bar, el whisky, además de venir en vaso desechable (wtf ¡¡) vino con un popote mata-ballenas.

Entonces empecé a creer en algo que dicen aquellos que de todo se quejan: aquí en México permean desde arriba de la pirámide social trendings o tendencias disfrazados de bonachones movimientos, ocultando casi siempre la verdadera intención.

Tiene lógica, si como consumidor calculas cuantos millones de pesos dejan de gastar en bolsitas los supermercados que ahora te tienen como malabarista cargando melones, cereales y desodorantes, tal vez empieces a exigir que se apliquen y actualicen las regulaciones ecológicas en la misma industria que surte a esos supermercados y a los transportistas que lo mismo distribuyen, antes de permitir que te quiten los popotes y las bolsas, así como a los usuarios de aquella aerolínea les quitaron la aceituna nomás para contratar a alguien más caro.

En un país donde las cúpulas inducen a que las bolsas de granos y cereales pasen de la presentación de kilo a la de 900 gramos, o donde la pastilla de jabón antes era de 200 gramos y luego de 170 sin bajar el precio, en una sociedad donde las ganancias y los méritos se obtienen por darle cada menos beneficios al noble consumidor y más medallas al cínico administrador, ¿debemos permitir que encima nos quiten las bolsitas y popotes con argumentos ecologistas, pero con fines mercantilistas?

cesarelizondov@gmail.com

EL AUTOR

Escritor saltillense, ganador de un Premio Estatal de Periodismo Coahuila. Ha escrito para diferentes medios de comunicación impresos de la localidad.

Te podría interesar: AMOR DEL BUENO

No hay comentarios

Comentarios cerrados