Maravillas de Panamá entre el Caribe y el Pacífico

La Ciudad Vieja de Panamá, el archipiélago de Bocas del Toro, el Parque Nacional Altos de Campana, el Valle de Antón…
Este es un viaje fotográfico por este pequeño país de Centroamérica, dividido por el canal que une el Atlántico y el Pacífico entre paisajes tropicales de inmensa riqueza.

 

CASCO ANTIGUO DE PANAMÁ

Casco Antiguo, Casco Viejo, San Felipe. Con esos tres nombres se conoce al que la Unesco ha declarado Patrimonio de la Humanidad. Y lo es por su tesoro colonial que tiene como centro la plaza de la Independencia, por sus calles y rincones cargados de historia, por esa mezcla ecléctica de viviendas destartaladas junto a restaurantes modernos y bares bohemios, también por el Altar de Oro de su iglesia de San José o el Museo del Canal, pero, sobre todo, por los sonidos y olores que llenan su ambiente. El Casco Antiguo conecta con la Cinta Costera, favorita de corredores, caminantes y ciclistas que buscan ejercitarse mientas disfrutan de la vista al mar.

 

CAMPANA

Cerca de las costas de Chame y a una hora y media en coche desde la ciudad de Panamá está el Parque Nacional Altos de Campana, el primero creado en el país. Además de ofrecer unas impresionantes vistas de la cuenca del Canal, aquí nacen algunos de los principales ríos de la región. Un sendero natural permite recorrer su abrupta orografía, fruto de su pasada actividad volcánica, sus acantilados, sus campos de lava y también sus bosques, que sirven de refugio a una gran variedad de animales y aves en peligro de extinción.

 

LA CALZADA DE AMADOR

Con rocas excavadas del Canal de Panamá fue construida esta calzada que conecta el continente con cuatro islas que forman un pequeño archipiélago junto a la entrada del océano Pacífico: Naos, Perico, Culebra y Flamenco. Por el que es el segundo paseo marítimo más largo de la ciudad se va en coche, caminando, corriendo o en bicicleta, y además se disfruta, porque a lo largo de ella hay parques, restaurantes, bares nocturnos y el Museo de la Biodiversidad de Frank Gehry. Desde su puerto podrás tomar excursiones a las islas Taboga y Contadora.

 

CANAL DE PANAMÁ

No hay mejor lugar para entender el Canal de Panamá ni su ampliación que el nuevo Centro de Observación de la provincia de Colón. Más que un centro es un parque rodeado de naturaleza tropical dispuesto en terrazas y con plataformas abiertas donde se tiene una vista sin obstrucciones de los trabajos de construcción de las nuevas esclusas.
Desde este punto también se observa el lago Gatún, en el que los barcos continúan su curso.

 

BOCAS DEL TORO

Muy cerca de la frontera con Costa Rica se encuentra este colorido archipiélago caribeño formado por nueve islas, 52 cayos y miles de islotes al que se viene a disfrutar del sol en sus playas de arena blanca con cocoteros, bañarse en aguas cristalinas, practicar surf o snorkel, salir de fiesta, moverse en taxi acuático, avistar delfines o hacer excursiones para ver aves tropicales o perezosos.

 

SAN BLAS

Algunas de las playas más bellas de Centroamérica están en esta región también conocida como Kuna Yala o Guna Yala, porque es aquí donde habita la etnia indígena Guna, quien se ha encargado de preservar su cultura y tradiciones, además de proteger la riqueza natural de la zona. Por su cultura, y por las 365 islas vírgenes que rodean su costa, muy pocas de ellas habitadas, sus playas de arena blanca y sus aguas transparentes, San Blas se está convirtiendo en un destino de moda.

 

UNA TIERRA DE CONTRASTES

En Panamá conviven altos y modernos edificios de oficinas y viviendas que dibujan el perfil de gran ciudad de esta urbe y le dan un aire cosmopolita que no tiene ninguna otra capital de la región centroamericana y del Caribe, junto a la Ciudad Vieja y el Biomuseo. Es el ayer y hoy de una tierra de contrastes.

 

VALLE DE ANTÓN

En el cráter de un antiguo volcán inactivo se ubica este destino montañoso de la provincia de Coclé. Porque es un lugar próximo a la capital, aquí vienen los panameños en fin de semana para disfrutar de sus senderos, montañas, cascadas, piscinas termales, de su clima fresco, su tranquilidad y porque es uno de los hábitats de la rana dorada panameña, especie en peligro de extinción.

 

 

 

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado