GINGER

¿Qué es lo que hace que este tubérculo sea uno de los favoritos de las celebs?

Sus beneficios son tan infinitos como el número de personas que lo consumen, es rico en aceites esenciales, vitaminas y antioxidantes, perfecto para tratar distintos tipos de enfermedades y dolencias.

Su beneficios han logrado que permanezca en los libros de medicina desde hace dos mil años, siendo particularmente popular entre los chinos, los romanos y los árabes, hasta extender su popularidad por todo el mundo.

Su alto contenido de gingerol no solo es el encargado de retener todo tipo de propiedades medicinales, sino que le da el sabor ‘picoso’ y ligeramente amargo que lo caracteriza, por lo que se recomienda consumirlo a diario, pero no en cantidades exageradas.

 

¿BENEFICIOS?

Infinitos: 

Estos van desde ayudar a limpiar el cuerpo, ayudar a combatir resfriados; funciona como un anti-depresivo natural y disminuye los dolores tanto reumáticos como menstruales. Por si esto no fuera suficiente, es un afrodisíaco natural, facilita la digestión y es auxiliar en la prevención del cáncer en los ovarios.

Para aquellos que no estén interesados en consumirlo crudo, la ventaja del jengibre es que puede consumirse en diferentes formas.

Es el toque extra en una comida salada o dulce (unas galletas), en una ensalada con kale o como ese ingrediente que convierte a una limonada en algo mucho más refrescante. 

Una de las recetas más populares que bon appéttit tiene con jengibre es una que mezcla el jugo de limón, un trozo de este rizoma aromático y agua. Cuando se licúan estos ingredientes y se dejan a temperatura ambiente, se convierten en la combinación perfecta para combatir los resfriados.

 

Te dejamos una receta: 

 
TOSTADAS DE PESTO CON KALE Y CREMA DE JENGIBRE

Ingredientes:

  • Para el pesto de kale:

– 6 hojas de kale grandes sin tallo

– 4 ramilletes de albahaca

– 4 ramilletes de tomillo limón

– 35 g de piñones, previamente tostados

– 40 g de almendra frita con sal

– 125 g de aceite de oliva virgen

– 100 g de parmesano

– 1 diente de ajo grande

– Sal para rectificar, si se desea

 

  • Para la crema de jengibre:

– 200 g de crème fraîche

– 4 trozos de jengibre confitado troceados

 

ELABORACIÓN:

Comenzamos preparando el pesto de Kale.

Antes de procesar todos los ingredientes, necesitaremos escaldar las hojas de Kale.

 

 

 

Añadimos los piñones junto con las almendras, el parmesano y el ajo. Volvemos a procesar hasta obtener una mezcla homogénea.

 

 

Probamos y en caso de querer rectificar de sal, lo haremos en este momento, volvemos a procesar para integrar bien. Vertemos la mezcla en un bol, cubrimos con film y reservamos hasta el momento que lo necesitemos.

 

 

  • Preparamos la crema de jengibre.

En un cuenco añadimos la crème fraîche junto con el jengibre confitado cortado a cuadraditos, mezclamos ambos ingredientes, cubrimos con film y reservamos en el frío hasta el momento que lo vayamos a necesitar.

  • Montamos las tostas.

Para preparar nuestras tostas debemos elegir un buen pan, si es de masa madre, mejor que mejor. Por mi parte os sugiero unas rebanadas de pan de tres sésamos, pan de sémola de trigo duro, pan de trigo y semillas o este pan de garbanzo.

Cortamos unas rebanadas de grosor generoso, son como más me gustan, y tostamos en el tostador.

 

 

Untamos una buena capa de pesto de Kale por toda la superficie y decoramos con una cucharada, generosa también, de crema de jengibre. Finalmente decoramos con unos brotes de rábano, si lo deseamos, y a disfrutar acompañándola de una buena copa de vino.

¡Buen provecho!

 

CONSERVACIÓN: 

El pesto de kale se mantiene en perfecto estado durante dos semanas en el frigorífico en un recipiente hermético. La crema de jengibre podemos conservarla un par de días en el frío, aunque dudo mucho que pase del primer día…

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado