Amor de mamá

De manera distinta, con un rostro distinto, mamá demuestra su cariño

 

Una de las estampas más populares que vemos en estos días es la de la mamá que se queda en casa a hornear galletas para consentir a sus hijos. Refleja a una mujer joven, que se embarazó cuando tenía 20 años y que es ama de casa. Es la típica mamá que se deshace en cariños para mimar a su familia. Pero en pleno 2018, “mamá” tiene muchos rostros y, en consecuencia, muchas maneras de demostrar su cariño.

La mamá que sale del hogar para trabajar buena parte del día lejos de los hijos hace un esfuerzo importante por impulsar su desarrollo laboral al tiempo que balancea sus responsabilidades familiares. Es una mamá que hace las culpas a un lado y se esfuerza por llevar más dinero a su hogar a fin de que sus hijos gocen de una mejor calidad de vida. En México, se calcula que más de 8 millones de hogares son encabezados por una mamá que trabaja. Trabajar es un gesto de amor.

La mamá que adopta es una mujer que ha sabido trascender las fronteras de la sangre y amar, como propios, a los hijos que nacieron de otro cuerpo. Es una mujer que ha aprendido a gestar el amor a partir de la vocación. Si por algún motivo, no pudo ser madre de manera biológica, o además de tener hijos propios vela por el bienestar de otros pequeños, es una madre aparta los prejuicios y deja que su instinto protector aflore para proteger a los más pequeños de su hogar.

La mamá que hace todo lo que está en sus manos para ofrecer lo mejor a sus hijos. Es una imagen que vemos en todos los rincones de nuestro país. Sea que esté en un crucero vendiendo chicles con el crío atado en un reboso, sea que no pierda comunicación con las mamás del colegio a través del Whatsapp para revisar todos los detalles de la tarea para ayudar a su hija, sea que aun con hijos que pasan de los 30 años los llama a menudo para saber si están bien, si han comido o si necesitan algo, esta mamá ha asumido su maternidad como una entrega absoluta y sin medida. Es una mamá que se desborda en amor y lo expresa con los recursos que tiene a mano. Mamá, a su manera, siempre demuestra su cariño.

Quienes todavía tenemos la suerte de tener quien se preocupe por nosotros demos gracias, por que deposita en nuestro corazón uno de los amores más puros y incondicionales que nos vamos a encontrar en esta vida. Y si ya entregamos a nuestra mamá a la vida eterna, demos gracias; porque tengo razones para pensar que incluso desde arriba cuidan nuestros pasos.

 

¡Feliz Día de las Madres!

 

Twitter: @claravillarreal

contacto@claravillarreal.com

 

 

 

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado