DESEO QUE TE AMES Y SEAS AMADO

CRISTY

Amar, pero verdaderamente AMAR;  es un proceso tan intenso que solo puede comenzar en uno mismo y antes de extender la llama debe estar firmemente encendida en nuestro ser. Por qué nadie puede dar, lo que no tiene. 

Querernos, aceptarnos pese a todo defecto que pudiéramos tener es el primer paso del camino y el segundo paso, extender la llamarada. 

¿Cada cuánto demuestras tus sentimientos a los que amas?

Imagina que fueras ese fósforo, que logra encender un corazón casi apagado…  ¿no sería ya en sí un gran legado?. Continuamente pensamos en lo que dejamos al partir y no nos damos cuenta que existen actos que pueden dejar huella en el corazón de las personas que nos rodean. 

Me gusta imaginar, que el día que no esté, al menos dejaré algo… en las personas que me importan.

Hoy, recordaba con tristeza aquel buzón vacío de la escuela, pude haber hecho algo; pero no lo hice y hoy entiendo que hacer a nuestros hijos abrir los ojos y despertar para decirle al prójimo que es importante; es una tarea básica para todo padre; sabiendo que un acto simple de amor puede cambiar el día y hasta la vida de una persona.

Estamos a tiempo de hacer tendencia en decirle al prójimo palabras que sumen, palabras positivas y llenas de cariño;  así como pasamos mucho de nuestro tiempo arrojando corazones, aprobaciones virtuales, aplausitos digitales, porque no hacerlo en la vida real (como diría mi hija de seis).

De pronto, comenzamos a volvernos torpes hasta en el área del amor.

“Te recuerdo en dosis diarias lo importante que eres, lo maravilloso que es tenerte en mi vida, en los momentos que brilla el sol; pero aún más en los de tormenta…”

Aquella mujer que grita desde su interior “No quiero ser invisible”, “quiero que me notes”, basta que constantemente le recuerden: “veo lo que haces, veo tu esfuerzo, veo la dedicación que haces día con día para los tuyos,  eres una gran mujer, tu existencia me es importante”. 

Aquel padre de familia que pasa las noches en vela por estar pensando en el futuro de su familia; necesita escuchar de su pareja “estoy orgullosa; quiero que sepas que eres amado, que tus victorias las siento mías, seguiremos luchando juntos la batalla, tienes mi oído, tienes mi abrazo”.

Aquel amigo qué pasa por una situación difícil… “no estás solo; me importa por lo que estás pasando; tienes mi hombro”. 

No esperemos a que pasen por difíciles momentos para estar a su lado; más bien que cuando atraviese ese momento tenga la certeza que estás ahí. En lo personal pienso; que no basta con festejar una fecha; si fuera solo por calendario, sería algo en vano. 

Y esto aplica para nuestra pareja; para los amigos; para todo ser amado. Muchas veces damos por sentado que saben lo que sentimos. Pero si vieran la diferencia de cuando realmente no solo lo demostramos, sino que también se los recordamos constantemente.

Rodéate de personas que disfruten junto a ti los éxitos y tú los de ellos.  Aquellas que estén dispuestas a ver lo bueno y maravilloso de tu ser y que sea recíproco. Que no necesites maquillar tu vida; o tus sufrimiento; que al verte te acepten así tal y como eres, imperfecto; con tus fracasos y con todo lo bueno que tienes y  que entre risas o llanto se cubran los unos a los otros con palabras y gestos que sumen y edifiquen. 

Yo deseo que tu luz sea suficiente  y deslumbrante para iluminar a aquellos que te rodean pero a la vez deseo,  que el mismo tiempo que inviertes en los demás, sea  el que inviertes para ti mismo.

Y si por alguna razón aquella persona se encuentra alejada; no te escudes detrás de mensajes, los asuntos importantes, siempre se hablan en persona.

No esperemos que el calendario nos recuerde cuando hablarle a los que queremos… 

Te deseo que  tengas muchos reencuentros en los que veas a las personas que te son importantes; aquellos con las que puedas ser tú mismo, sin miedo, sin reservas. Yo a esa persona la encontré…. Y le llamo esposo, y entendí que si hay una buena inversión de tiempo y de vida es acercarnos más a aquellos que amamos.

Cristina Aguirre Rosales

Licenciada en Derecho, egresada de la Facultad de Jurisprudencia, escritora activa. Esposa y madre de tres hijos. Dedicada a la crianza y siempre en la búsqueda de contribuir a su formación y su entorno.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado