¿CÓMO ESTÁS?

Te puede interesar: Recuérdame

A diario oímos, leemos y decimos esta frase; en mi teléfono celular después del hola, ya está predeterminado y me aparece el “¿cómo estás?” inmediatamente, lo mando y sin esperar algo diferente me contestan “muy bien, gracias “ o en el peor de los casos “bien, aquí andamos” y enseguida y sin detenerme a indagar más nos ponemos a platicar.
¿Cuántas veces se lo preguntamos a nuestros seres queridos? A diario ¿no? , pero, ¿cuándo lo hacemos realmente a conciencia y no por cortesía?

Muchas de las veces hay personas que quieren desahogarse, platicar lo que les sucede, lo que sienten, pero no encuentran a la persona ni el momento adecuado, pues siempre que quieren hacerlo  es más importante ver el video en el celular o leer el mensaje de alguien que no puede esperar. Es algo que nos ha pasado a todos, pero creo que últimamente debemos darle más importancia a las relaciones humanas, el platicar cara a cara, el conversar sin distractores, sin tomar fotos; volver a esos días en donde realmente nos juntábamos a platicar y a escuchar.

Algo de lo mucho que admiro de mi mamá y que he sido testigo toda mi vida es la gran capacidad que tiene  de escuchar a la gente, ya sean sus amigos, amigas,  o conocidos, hay algo en ella que verdaderamente inspira confianza, quizás sea porque te habla de frente, mirando a los ojos, con el corazón abierto, con   empatía y  con sus 5 sentidos presentes.  Ha tenido conversaciones importantes en el súper, ha dado consejos en el estacionamiento de algún lugar, ha servido de apoyo en hospitales y tan solo lo ha hecho, prestando conscientemente sus oídos.

El saber escuchar es un acto de amor y todo un arte, convirtámonos en expertos en el tema, así podremos hacer algo por la sociedad y contribuir con la juventud que pide a gritos ser tomada en cuenta. Únicamente cuando somos capaces de escuchar al otro, abrimos la puerta para que éste se comunique con nosotros. Ser parte de un buen canal de comunicación nos servirá en todos los aspectos de nuestra vida; con los hijos, los compañeros de trabajo, las amistades, la pareja y por supuesto nosotros mismos.
Empieza preguntándote ¿Estoy bien?, ¿Cómo me siento?, ¿Soy feliz?, ¿Tengo miedo?, ¿Me gusta lo que hago?  Se sincero, escúchate y respóndete.

Conviértete en alguien especial, sé el amigo que busquen para un sabio consejo y para platicar de la vida, Ernest Hemingway decía “Escuchar detenidamente te hace especial, pues casi nadie lo hace”

Avatar
Mariana Cabello

Mujer apasionada por encontrar un propósito en la vida. Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Enamorada de las letras y del sentimiento que provoca el transmitir ideas, expresiones y conocimientos.

No hay comentarios

Comentarios cerrados