YOGA EN CASA: CÓMO EMPEZAR Y TODO LO QUE DEBES SABER

¿Quieres practicar yoga en casa? Vogue te explica todo lo que necesitas saber para empezar una práctica personal en tu propio espacio.

¿Quieres practicar yoga en casa? Vogue te explica todo lo que necesitas saber para empezar una práctica personal en tu propio espacio.

Por: Farah Shafiq

¿Manos al centro del corazón si practicas yoga en casa? Para muchos de nosotros –ya sea por estar en forma, por tener un espacio mental o sólo como una excusa para comprar más lycra– el yoga se ha adentrado en nuestras vidas. “El yoga es el primer y más exitoso producto de la globalización”, según Stefanie Syman, establecida en Brooklyn y autora de The Subtle Body: The Story of Yoga in America. Una gran afirmación, pero las estadísticas hablan por sí mismas.

En 2018, se informó que el yoga era la cuarta industria de más rápido crecimiento en los Estados Unidos; y la cantidad de dinero que los yoguis estadounidenses están gastando se ha incrementado un 87 por ciento en los últimos cinco años. A nivel mundial, ahora más de 300 millones de personas practican yoga. Para ser una práctica que se originó en la India hace más de 5,000 años, mencionada por primera vez en uno de los textos religiosos más antiguos del mundo, el Rig Veda– claramente pasa la prueba del tiempo.

Pero encontrar el tiempo para realizar una práctica de yoga puede ser complicado: no siempre puedes llegar a clase debido al trabajo/familia; es caro; puede ser intimidante; los tapetes están a un centímetro de distancia y te resulta difícil concentrarte debido a la respiración bucal del que está junto a ti; aún no puedes tocar tus dedos de los pies luego de meses de intentarlo… Antes de darnos cuenta, nos hemos disuadido de dejarlo por completo. Pero hay una opción que es accesible, gratuita y que no requiere nada más que un poco de autodisciplina. Yoga en casa.

¿Qué equipo necesitas para una práctica de yoga en casa?

Los tres esenciales de Vertue para practicar yoga en casa son: “Mi tapete de yoga, un sentido de compromiso personal y el teléfono en otra habitación (o, si usas tu teléfono,  apaga las notificaciones. ¡Y nunca revises tus correos electrónicos!)”. Mientras que el espacio de una esquina es verdaderamente todo lo que necesitas, lo siguiente es una inversión útil:

Un tapete

Yogi Bare fabrica algunos de los mejores tapetes ecológicos que existen y hace envíos internacionales.

Bolster para yoga

Es ideal para la meditación sentada o reclinada, y un accesorio adecuado para Yin.

Bloques y correas

Todos los cuerpos tienen diferentes formas y flexibilidades, así que los bloques y las correas pueden ayudarte a acceder mejor al área deseada.

Un pequeño altavoz

Si te gusta practicar con música o estás utilizando una rutina guiada solamente por sonido.

Un reloj de alarma analógico

Si prefieres dejar los dispositivos digitales fuera de la habitación (o, una pantalla, si estás practicando con una clase en línea).

¿Quieres practicar yoga en casa? Vogue te explica todo lo que necesitas saber para empezar una práctica personal en tu propio espacio.
Elige un espacio que esté libre de desorden y distractores. Si un poco de incienso, salvia o una vela te ayudan a preparar el ambiente, adelante.

¿Cuál es el mejor espacio para practicar yoga en casa?

No hay un ambiente perfecto externamente, se trata del estado interno que cultivas”, dice Vertue. “Tu entorno no debería impedírtelo –es más fácil decirlo que hacerlo, pero en última instancia, es en lo que estás trabajando”. Elige un espacio que esté tan libre de desorden y distractores como sea posible. Si un poco de incienso, salvia o una vela te ayudan a preparar el ambiente, adelante: puedes ceder a cualquier cosa que funcione, nadie está mirando. Cuando inevitablemente seas molestado por el gato, los niños o el timbre de la puerta, presiona pausa y entiende que siempre puedes regresar a ello, más tarde en el día o más tarde en la semana.

¿Qué estilo de yoga es mejor para una práctica en casa?

No es necesario elegir un estilo para practicar en casa, sólo trata de analizar lo que tu cuerpo necesita ese día. ¿Estás buscando un estiramiento después de una pesada semana de entrenamiento; aliviar la fatiga luego de una semana de estar sentado de nueve a cinco en el escritorio frente a la pantalla; calmar la ansiedad y el estrés; o animarte en lugar (o además de) la cafeína? La alegría del yoga en casa es que puedes seleccionar tus elementos favoritos de varios estilos diferentes; o elegir una clase en línea o una aplicación para guiarte (ver más adelante). Si estás practicando sin un maestro, empieza con una rutina corta y simple –como un saludo al sol A o B– para ayudarte a memorizarlo, y practica ilimitadamente.

¿Cuánto tiempo debes dedicarle?

Una vez que has decidido lo que tu cuerpo y tu mente necesitan de la práctica, el siguiente paso es una cuestión de tiempo. Como muchos maestros de yoga dirán, nunca se desperdicia ningún esfuerzo, ya sea que tengas cinco o 45 minutos. Si estás siguiendo una clase en línea, las opciones van desde rutinas de 10 minutos a 90 minutos. Si estás practicando yoga solo, programa un temporizador 10 minutos antes de que quieras terminar, para que sepas cuándo empezar la secuencia de cierre. La práctica podría incluso determinarse por el tiempo que toma hacer el café, preparar el baño o, a tu pareja, dar el desayuno a los niños. Flexible en todos los sentidos.

¿Quieres practicar yoga en casa? Vogue te explica todo lo que necesitas saber para empezar una práctica personal en tu propio espacio.

¿Cuáles son las mejores clases en línea para yoga en casa?

Si es posible, ve a algunas clases de estudio o trabaja con un maestro antes de iniciar una práctica en casa –esto ayudará en lo que se refiere a ejecutar las posturas y el trabajo de respiración correctamente. “El yoga (y el ejercicio) se inventaron mucho antes del internet, así que [en línea] no es realmente la forma ideal de aprender”, dice Vertue. “Dicho esto, muchos grandes maestros han sido autodidactas a través de libros y prácticas en el hogar, así que no es imperativo [ir a una clase primero], sólo podría tomarte un poco más de tiempo”.

Al igual que con las clases de estudio, la clave es encontrar un maestro con el que te conectes. Hay una enorme variedad de clases en línea –experimenta hasta que encuentres la que y a quien mejor te convenga. Si bien YouTube es un excelente recurso gratuito, “puede ser difícil eliminar algo de la m*r*da”, dice Vertue. “Así que, antes de comprometerte con un video de yoga, dirígete a la página de Instagram o sitio web del profesor y lee su contenido para verificar que a) están calificados y b) que enfatizan la forma y la ejecución correctas. Recuerda, un seguimiento en línea no refleja la calidad de su información o su estilo de enseñanza”. Además de su canal de YouTube, Vertue también tiene su propio programa, The Vertue Method: una combinación de yoga y entrenamiento con pesas que también es una excelente puerta de entrada para los no yoguis.

Yoga by Adriene es uno de los mayores canales de yoga de YouTube, con casi cinco millones de suscriptores. Su fundadora, Adriene Mischler, radicada en Austin, dice que se le ocurrió la idea después de cambiar sus espacios de enseñanza: “[Me di cuenta] de que el yoga no tenía que verse o sentirse de la forma en que lo experimentaba en el estudio. El yoga puede ocurrir en cualquier momento y en cualquier lugar. Se trata de la gente que se presenta”. El lanzamiento de sus clases gratuitas en línea en 2012 también tuvo que ver con la inclusión, como respuesta al alza del precio del yoga. “Para decirlo de manera concisa, me entristecía que sólo las personas que podían pagarlo pudieran practicar yoga con regularidad”. Me encanta la comunidad en línea que hemos creado, ya que demuestra que todos somos dignos y capaces de cuidarnos”. Su lema, como siempre, es “encontrar lo que se siente bien. Tú estás a cargo y tiene que notarse y tienes que apegarte a ello… encuentro la experiencia [de practicar yoga en casa] increíblemente empoderadora”.

¿Quieres practicar yoga en casa? Vogue te explica todo lo que necesitas saber para empezar una práctica personal en tu propio espacio.
A nivel mundial, ahora más de 300 millones de personas practican yoga.

Tipos de yoga

Para inspirar tu práctica en el hogar, aquí te presentamos un resumen de los diferentes tipos de yoga que podrías esperar ver en el horario de un estudio, desde el más impetuoso hasta el intencionalmente soporífico:

1.- El Rocket, el Vinyasa Dinámico y el Ashtanga son de flujo de alta energía, que incluyen movimientos Insta-worthy como equilibrios de brazos y flexiones hacia atrás (advertencia: controla el ego).

2.- El Mandala también es bastante dinámico, moviéndote 360° por el tapete, con clases temáticas en relación a los elementos y sus correspondientes áreas objetivo en el cuerpo: Agua (caderas e ingle), Fuego (giros y centro), Tierra (tendones y estiramientos hacia adelante) y Aire (parte delantera del cuerpo y flexiones hacia atrás).

3.- El Jivamukti también es flujo, y tiene un enfoque filosófico o ético diferente cada mes.

4.- El Kundalini tiene como objetivo estimular la energía mental específica (algunos dicen sexual o creativa) a través de la meditación, los mantras, el canto, la respiración y el movimiento

5.- El Iyengar se enfoca en la forma y la alineación, utilizando muchos accesorios, y es ideal para rehabilitar lesiones.

6.- Hatha, en sánscrito, es la palabra general para todas las prácticas físicas del yoga, pero en el mundo occidental generalmente se refiere a una clase de flujo más suave y accesible.

7.- El Yin-Yang sigue un tema similar, que conduce al Yin, que está dirigido al tejido conectivo profundo entre los músculos con posturas de larga duración (de hasta 10 minutos), para aumentar la circulación en las articulaciones e infundir calma.

8.- El Nidra va un paso más allá, dejándote caer en un estado de “sueño consciente” para lograr la máxima relajación meditativa (espera algunos ronquidos si estás en una clase).

9.- El Yoga Caliente, y para Embarazadas, hacen lo que dice en la lata.

10.- Y el Qi Jong es una rama encantadora, similar al Tai Chi, que tiene como objetivo una restauración profunda a través de la meditación y la respiración con movimientos suaves.

También te puede interesar: 

Yoga con gatos; la nueva tendencia del fitness

Una clase de yoga al estilo Harry Potter

Avatar
Carolina García

Nació en Saltillo, Coahuila en 1995. Ama la lectura y narrar historias. Es licenciada en comunicación por la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Coahuila. Participó en las antologías de cuento: “Imaginaria” (2015), “Los nombres del mundo: Nuevos narradores saltillenses” (2016) y “Mínima: Antología de microficción” (2018).

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado