Una Navidad Virtuosa

Decídete a encarnar una virtud 

Hay una frase que dice: “En esta vida hay que dejar HUELLAS, no CICATRICES”. Todos tenemos heridas, defectos de carácter, cruces y dolores que nos componen y son parte de nuestra historia personal.

Pero es importante hacernos protagonistas de nuestra vida y de lo que dejamos en los demás a través de nuestras acciones, y a consciencia buscar aportar y dejar algo POSITIVO.” María José César Para muchos de nosotros, Navidad significa poner la casa preciosa, disfrazarla de detalles, decorar un pino espectacular, encontrar los mejores regalos y ofertas, y correr de un lado a otro entre posadas y compromisos.

Pero pocas veces nos detenemos a preparar nuestro interior. Preparamos todo lo exterior, y llegamos a la nochebuena sin haber mirado nuestra conciencia.

Aún estamos a tiempo de preparar nuestro interior, y es por eso que hoy quiero proponerles tomar la decisión de encarnar y vivir una Navidad llena de virtud. El Sacerdote Octaviano Elizondo, comenta que a medida que sea tu adviento o tu preparación para ella, en esa medida será tu Navidad, y en la medida que la vivas, en esa manera será tu siguiente año. Chesterton decía que el objetivo del año nuevo no es que tengamos un nuevo año, es que debemos tener un alma nueva.

Y es que el trabajo más importante es el que hacemos con nosotros mismos. ¿Quieres encontrar la paz? Proponte vivir una virtud. Identifica eso que te pesa o cuesta y dedícate a esforzarte en vivir la virtud que la domina, por ejemplo: Si tienes rencor o resentimiento… Busca vivir la pureza de interior y compasión. Busca a la persona, sé el primero en dar el paso, busca comprenderla y no juzgarla.

Si te sientes superficial… Busca despojarte de cosas materiales y vence esa necesidad de “querer tener”, evita comprarte eso que deseas y ofrece eso a Dios. Si te sientes egoísta… Busca ofrecerte para servir, ya sea en la comida, compras, pendientes, limpieza. Sal de ti mismo, proponte estar al servicio, pendiente de las necesidades de los demás y tener la iniciativa con prontitud. Si sientes que has descuidado a quienes amas… llámales, dedícales un tiempo especial, escríbeles una carta, acércate, abrázales.

Si sientes que estás enojado con alguien… Intenta resolver la situación y deja a un lado el orgullo. Cede y ábrete. ¿No identificas lo negativo? Pues enfócate en ser espiritual ¡que se note que tienes a Dios en tus actos! proponte ser ordenado, entusiasta, amoroso, humilde, agradecido, positivo, gozoso, sencillo, caritativo, paciente, amable, servicial, y ábrete a perdonar. Que se note esa virtud en ti, esa actitud, que estás trabajando en ser esa mejor persona.

Si en verdad quieres vivir una Navidad diferente, tienes que comprometerte a querer vivirla con tus actitudes y acciones. Trabaja en cultivar una virtud para vencer tus debilidades, y de esa manera convertirte en una mejor versión de ti mismo

} else {

Marijose César

Mamá, esposa, terapeuta y coach Internacional por la Escuela Internacional de Coaching en España y en New York University, Certificada en Superar pérdidas emocionales por The Grief Recovery Institute. Experta en Comunicación asertiva.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado