La forma correcta (y la incorrecta) de comer chía

Las semillas de chía han provocado un boom en la alimentación saludable de los últimos tiempos. La chía es rica en omega 3, calcio, hierro, zinc, cobre y antioxidantes. Además aporta una cantidad importante de fibra que ayuda a mejorar la digestión y el metabolismo.
También posee vitamina E que proporciona una piel suave y delicada. Sin duda vale la pena incorporarla a nuestra dieta pero no resulta conveniente consumirlas de cualquier manera.

Hoy te contamos acerca de la forma correcta y la incorrecta de comer las semillas de chía para que puedas disfrutar de sus beneficios sin perjudicar tu salud.

 

LA FORMA QUE DEBES EVITAR

Cuando se les agrega un líquido, las semillas de chía inmediatamente comienzan a formar cápsulas de hidrógeno que absorben hasta 27 veces su peso en agua.
Por eso, si se consume, por ejemplo, una cucharada de chía sola y luego se bebe agua, puede producirse una obstrucción en el esófago.

 

LA FORMA MÁS CONVENIENTE

Entonces, ¿cuál es la forma más conveniente? Lo más seguro entonces es hidratar las semillas en agua antes de consumirlas para darles el tiempo necesario a que produzcan la sustancia gelatinosa.
Este gel sí se mueve con facilidad por el tracto intestinal lo que facilita la absorción de nutrientes y evita cualquier tipo de obstrucciones.

 

Aquí te presentamos algunos ejemplos de cómo puedes incorporarlas a tu dieta de manera segura:

 

Smoothie tropical de chía: ideal para los amantes de los batidos frutales. Prueba esta alternativa dulce y refrescante que aporta todos los beneficios de la chía.

 

Licuados antiinflamatorios: Si eres de los que padece hinchazón abdominal con frecuencia, bien puedes sumar la chía a tus comidas.

Prueba, por ejemplo, con una bebida liviana que incluya chía hidratada y alguna fruta y verdura. También puedes agregarle especias como canela y cardamomo o endulzarla con extracto de vainilla.

 

Pudding de kiwi, chía y leche de coco: genial para el desayuno o la merienda, los puddings con chía y frutas aportan minerales y vitaminas esenciales para el buen funcionamiento de nuestro sistema digestivo y de nuestra salud en general. No tienes más que mezclar los ingredientes el día anterior y dejarlos reposar toda la noche en la heladera.

 

Sobre el yogurt: si quieres añadirle textura y todas las propiedades de la chía a tus comidas pero no tienes tiempo para cocinar, no te preocupes. Agrega las semillas directamente sobre el yogur y mézclalos bien para que se puedan hidratar. ¡Verás qué deliciosa combinación!

 

 

 

 

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado