‘Das Triadisches Ballet’: El futuro del ballet visto en los 30’s

En 1922 Oskar Schlemmer, maestro de la Bauhaus, estrenó oficialmente su ‘Das Triadisches Ballet’, el ‘Ballet Triadico’, una creación como pocas. Esta obra se mantiene actual y cada cierto tiempo es revivida debido a su particular estética.

Debo declarar la guerra al juego, a los arabescos, a las sonrisas, a la elegancia, al murmullo de la olas y quizá también a la felicidad sin pretensiones”
OSKAR SCHLEMMER

Recientemente en las redes sociales comenzó a circular un video donde se califica al “Ballet Triádico” de Schlemmer, de ser un “ballet en LSD”. Aunque sensacionalista, la comparación no carece de fundamentos. Los colores, movimientos y los mismos vestuarios de este centenario baile se distancian de lo que conocemos como clásico dentro de este arte.

Sin embargo, el video muestra una reconstrucción hecha en 1970 a partir de los bocetos, notas y documentos dejados por Schlemmer, quien falleció en 1943.

Pero este archivo se encuentra incompleto, no hay datos sobre las coreografías, de la música original sólo se conservan 8 minutos. La reconstrucción, entonces, se vió sujeta a mucha especulación. A pesar de esto, el “Ballet Triádico” sigue dando de qué hablar.

Durante diez años se presentó en varias partes de europa. Exhibiciones donde se presentaban sólo las “figurillas”, los trajes de los bailarines, llegaron hasta Nueva York en los 30’s. Estas mismas piezas han sido expuestas en más ocasiones desde entonces. Pero el ballet en sí solo se montó tres veces posteriores a su época de la Bauhaus.

 

bal

 

La primera, en el ya mencionado video de 1970, la segunda realizada en 1977, dirigida por Gerhard Bonher. La tercera y más reciente fue en 2014 por la compañía “Bavarian State Ballet II”. A cargo estuvo Ivan Liska, quien fue uno de los bailarines de la reejecución de Bonher. El video se puede encontrar en internet, en la página Tranzfonds.de, bajo el título “The Triadic Ballet”.

Además del video de 72 minutos, también se halla ahí un documental que explica cómo se realizó. Liska basó su reejecución en la de Bonher, quien a su vez se basó en documentos originales resguardados por la Academia de Artes de Berlín.

El “Ballet Triádico” es una obra cuyo concepto es difícil de definir. Estructuralmente se desenvuelve alrededor de la idea de la trinidad. Tres actos, con tres actores y tres danzas por cada acto. La aproximación de 1970 coloca cada acto en una atmósfera diferente. En el primer acto los bailarines actúan sobre un fondo amarillo, en el segundo este es rosa y el último pasa a negro.

Los elementos de la escenografía son muy propios de la estética por la que la Bauhaus es tan conocida. Objetos al mínimo, línes rectas y limpias, un uso casi nulo de las curvas. Se pone a debate, de nuevo, el cómo se presentó originalmente la pieza. El video ya mencionado enfatiza ciertos elementos modificando las tomas para tal o cual escena. La obra del 2014, en cambio, es tomada desde un solo punto de vista, con los personajes sobre el escenario.

 

fig

 

Las “figurillas” de Schlemmer han sido lo que mejor se ha conservado en materia de fidelidad con el original. No sólo existen fotos de las presentaciones de los 20’s, también existen aún los bocetos con sus notas. Estos trajes parecen estar diseñados para despojar de sus valores “orgánicos” a los cuerpos humanos de quienes los portan.

Ocultan las verdaderas proporciones, limitan el movimiento, engañan al espectador. Los resultados se antojan a la vez cómicos y profundos, pues es casi inevitable buscar y encontrar semejanzas con algún referente conocido.

Y por esto mismo la coreografía resulta extraña. Envueltos entre la espuma, las telas, hilos y hasta alambres y prótesis muy grandes, los actores se mueven de manera rígida, opuestos a la fluidez a la que estamos acostumbrados en un ballet clásico. Dan saltitos o pasos pequeños para llegar de un punto a otro, giran elevan brazos no humanos y hacen ademanes que no hacen más que apoyar al simple calificativo de “raros”.

La exploración creativa, técnica y tecnológica de la Bauhaus ha influenciado a lo largo y ancho del planeta. Oskar Schlemmer buscó lo mismo con su ballet. Y aunque algunos lo ubiquen más dentro del performance, “Das Triadisches Ballet” sigue siendo un punto de referencia para muchos estudiantes de arte en general y danza en específico. Además de que la incógnita que supone la pieza original despierta el interés de más de un estudioso, quien toma el reto de encontrar las partes faltantes de la obra, perdidas en el tiempo.

 }

360

Arian Esquivel, promotor y gestor creativo. Creador. ciclista y lector.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado