CONOCE MÁS SOBRE LA LUNA DEL CAZADOR | Saltillo360

CONOCE MÁS SOBRE LA LUNA DEL CAZADOR

Marcaba el inicio de la temporada de caza de las tribus norteamericanas, una vez terminada la cosecha.

FOTOS: UNSPLASH 

Con información de The Old Farmer’s Almanac, Moon Giant y NASA. 

La luna llena del cazador, y la primera del otoño, iluminará el cielo hoy en la noche. Su punto máximo será a las 3:54 pm, pero no podrás observarla hasta después de la puesta de sol. Mientras suba por el horizonte, ocurrirá una ilusión óptica que la hará verse más grande y con un leve tono rojizo. Esto se debe a la densidad de la atmósfera, que dispersa la luz azul y deja pasar la roja.

Este nombre tiene su origen en tradiciones de las tribus norteamericanas y en las culturas europeas también, los primeros registros de él se encuentran en el Diccionario de Inglés Oxford de 1710.

No se asigna a un solo mes, sino que depende de otro evento astronómico: el equinoccio de otoño. A la luna llena más cercana al cambio de estación se le llama “de cosecha” y la siguiente siempre es la “del cazador”, por ello puede suceder tanto en octubre como en noviembre.

Señala el inicio de la cacería en preparación a los meses de invierno. Los cazadores aprovechaban su luz para seguir a sus presas tras el anochecer. Además, una vez que los agricultores terminaban de cosechar, los venados salían de los bosques buscando los restos de los cultivos y era sencillo atraparlos.

Sus nombres alternativos hacen referencia a otros eventos naturales o relacionados con el cambio de estación, como “de hojas de caen” o “de pasto moribundo”, “de viaje” o “de migración” -tanto por las aves que vuelan hacia el sur como por algunas tribus que bajaban de las montañas para escapar del frío-, “congelada, “de hielo” o “de sangre”, en referencia a la sangre de las presas y a la tonalidad de las hojas de los árboles.

 ¿Cuál es la próxima?

La luna del castor, el 8 de noviembre.

Carolina García

Nació en Saltillo, Coahuila en 1995. Ama la lectura y narrar historias. Es licenciada en comunicación por la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Coahuila. Participó en las antologías de cuento: “Imaginaria” (2015), “Los nombres del mundo: Nuevos narradores saltillenses” (2016) y “Mínima: Antología de microficción” (2018).