6 cosas extrañas que le pasan a tu cuerpo cuando viajas en avión

6 cosas extrañas que le pasan a tu cuerpo cuando viajas en avión

¿Sabías que mientras vuelas la comida te sabe mal y te salen más espinillas en el rostro?

Por Samantha Michelle Guzmán

Cuando viajas en avión, es fácil notar algunas cosas, como cansancio e hinchazón de pies. Pero, ¿sabías que durante el vuelo eres más propenso a ciertas enfermedades? Por eso, te decimos 8 cosas que le suceden a tu cuerpo mientras vuelas, de acuerdo con el sitio web Grunge.

Se afecta tu sentido del gusto

Seguramente alguna vez te has quejado de la comida que se sirve a bordo de un avión. Pero no necesariamente es culpa de la aerolínea, sino de las condiciones de la cabina de pasajeros, que afectan tu sentido del gusto.

Según explica el sitio Bravo, los niveles de humedad a bordo de un avión son de entre 10 y 15%, muy bajos a comparación de los que hallas en tierra. La presión es similar a la que estarías expuesto si caminaras a una altura de dos mil 400 metros, y reduce tus niveles de oxígeno. Estas condiciones pueden secar la boca e hinchar senos nasales, lo que perjudica tu sentido del gusto y olfato. Además, estudios recientes han descubierto que el ruido del avión también puede afectar el gusto.

Se forma una “alberca” de sangre en tus pies

Esta es la razón por la cual te cuesta trabajo ponerte de nuevo los zapatos cuando el vuelo está a punto de finalizar. Durante el viaje, los pies se hinchan porque la sangre se acumula ahí lentamente, formando una “alberca”. No sucede por la altura, sino porque tu cuerpo permanece en un espacio reducido por mucho tiempo; la mala circulación puede formar coágulos en personas mayores, gente que toma anticonceptivos o quienes han tenido una cirugía recientemente. Se puede prevenir si usas ropa suelta para viajar y te levantas periódicamente en el transcurso del vuelo.

Te deshidratas

El ambiente seco de la cabina no sólo afecta tu sentido del gusto y te hace sentir sediento, sino aumenta el riesgo de resfriarte o contraer una enfermedad respiratoria; incluso puede ser fatal para personas con asma severa. Por eso es importante llevar una botella de agua y utilizar un humectante para la piel. Para que te des una idea: una cabina de avión puede ser más seca que el ambiente de un desierto.

Te salen más espinillas

Otro de los efectos que tiene el aire seco de la cabina. Las células de la piel producen más grasa para solucionar el problema de la deshidratación, y ésta queda atrapada entre las mismas células. Por esta razón, te salen espinillas. Y hay algo aun más extraño: viajar de este a oeste, a través de varias zonas horarias, vuelve peor la situación. Cuando se vuela en esa dirección se altera nuestro reloj biológico, lo que provoca que el cuerpo produzca más hormonas (incluyendo aquellas que generan las espinillas).

Tienes más gases

También es culpa de la presión a bordo del avión. Aunque las cabinas están presurizadas, las condiciones no son las mismas que en tierra. Cuando la presión se reduce, el gas en tu cuerpo se expande. Y, puesto que el cuerpo no puede deshacerse ese gas de otra manera, continúas hinchándote hasta que puedas expulsarlo.

Estás expuesto a muchas bacterias

Un avión es uno de los mejores incubadores de bacterias como E. coli y estafilococo resistente a los antibióticos; esta última es una infección que se propaga por la piel y produce diversos síntomas, como dificultad para respirar, fiebre y erupciones cutáneas. En un estudio realizado en 2014, la bacteria E. coli sobrevivió 96 horas en el descansabrazos de un avión, mientras el estafilococo vivió por 168 horas en un asiento; esto es muy significativo, tomando en cuenta la cantidad de personas que aborda una cabina al día.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado