”Me gusta jugar con el lector sobre lo real y lo que es ficticio”: De Vigan

La autora francesa asevera que en su nuevo título tanto aparece la cuestión de la manipulación y el abuso de poder, como una “reflexión sobre lo importante de lo cierto en una novela”.

Sentía que había una especie de demonio encima de mi hombro, que me iba diciendo que el texto era lamentable, muy malo, lo que me molestaba, era como si se estuviera burlando de mí, era incluso una especie de censura”…
DELPHINE DE VIGAN, ESCRITORA

Después de descubrir todos sus demonios familiares en la superventas “Nada se opone a la noche”, la escritora francesa Delphine de Vigan regresa ahora con “Basada en hechos reales”, un absorbente “thriller” psicológico, en el que juega con el lector sobre lo que es verdad y lo que es ficción.

De Vigan, acompañada hoy por el editor de Anagrama, Jorge Herralde, y la de Edicions 62, Pilar Beltran, reconoció que desde hace unos meses debe hacer “auténticos malabares” para no desvelar lo que es cierto y lo que no de su nueva novela, que se puede leer en distintos niveles, con guiños a “Misery”, de Stephen King, y cuya adaptación cinematográfica iniciará el próximo mes Roman Polanski.

En “Basada en hechos reales”, una escritora llamada Delphine, que se enfrenta al vértigo de la página en blanco, tras un éxito apabullante con su autobiográfica obra anterior, inicia una relación de amistad con L., una mujer sofisticada y seductora, que trabaja de negra literaria, y por la que se siente rápidamente fascinada.

La autora francesa asevera que en su nuevo título tanto aparece la cuestión de la manipulación y el abuso de poder, como una “reflexión sobre lo importante de lo cierto en una novela”.

Asimismo, se cuestiona en torno al papel del escritor y el poder de la literatura en la sociedad actual y quiere que “el lector se ponga a jugar” con ella sobre eso, aunque advierte de que “las cosas íntimas y personales están disfrazadas”.

Estas consideraciones tomaron forma después de ver que en “Nada se opone a la noche”, escrito al suicidarse su madre, los lectores indagaran a partir de diferentes párrafos y acabaran descubriendo un documental familiar o un papel secante que llevaba la efigie de su progenitora.

“Si lo hubiera sabido -confesó- no hubiera dado tantos detalles, y hubiera disimulado algunas cosas, porque el resultado final fue un auténtico shock para mi”.

También tenía claro que ahora debía virar hacia el “thriller” porque la historia entre las dos mujeres protagonistas “da miedo, provoca angustia, y cuando estos días me dicen que el libro es angustiante lo aprecio mucho”.

Otro hecho que le marca cuando se sienta ante el ordenador es que “cada libro quizá sea el último”, apareciendo unas dudas que le “paralizan”.

Contrariamente a lo que se pueda pensar por el tono de la novela, dice que le resultó “muy difícil escribirla” y que no se “divirtió” nada haciéndola.

csd

Delphine de Vigan regresa ahora con “Basada en hechos reales”, un absorbente “thriller” psicológico.

“Sentía que había una especie de demonio encima de mi hombro, que me iba diciendo que el texto era lamentable, muy malo, lo que me molestaba, era como si se estuviera burlando de mí, era incluso una especie de censura”, aseguró.

A pesar de ello, siguió hasta el final, aunque a diferencia de otras obras suyas, no pudo releer todo lo que había plasmado en el papel hasta que puso el punto y final. “Entonces reescribí y retoqué”, precisó.

Defensora del “poder salvador de la literatura”, De Vigan también dice estar fascinada por la telerrealidad, “por la apariencia de realidad que dan” determinados programas televisivos.

En cuanto a la adaptación cinematográfica que llevará a cabo Polanski, con Emmanuelle Seigner y Eva Green de protagonistas, reconoció que ni en sus “sueños más locos” había pensado que eso podría llegar a ocurrir, porque desde la adolescencia es una seguidora acérrima del cineasta, al que incluso llegó a escribirle una carta a los 18 años.

Sin embargo, no ha obviado que la novela trata cuestiones muy presentes a lo largo de la trayectoria del cineasta como “la idea del doble o del dominio”.

Hace unos días leyó la primera versión del guión, en el que no ha intervenido, y se “tronchó” porque veía “lo bien que podía funcionar, el terror y el miedo que puede suscitar”.

A su juicio, del guión destaca “su sutileza, su fuerza” y cree que Polanski, antes de emprender su gran producción sobre el “Caso Dreyfus”, se divertirá con la película.

360

Promotor y gestor creativo. Creador. ciclista y lector.