GUARDIA NACIONAL

La tarea es enorme

Me gusta usar este espacio para reflexionar y para invitar a repensar las cosas que nos suceden, especialmente, en cuestión de comportamiento humano o social, según sea el caso. En esta ocasión, quisiera invitarlos a analizar, antes de emitir un juicio, pues solamente el tiempo nos dirá si la decisión fue acertada o equivocada.

El pasado 30 de junio en Campo Marte se llevó a cabo la presentación de la Guardia Nacional. Con una formación homologada, y un nuevo espíritu de cuerpo, se trata de la policía más grande jamás creada. Además, esta institución tiene un consenso importante a lo largo y ancho del país.

Las críticas no se han hecho esperar. Pero aquí es cuando hay que recordar que administraciones anteriores habían hecho sus estrategias, — cada una con sus resultados, negativos en su mayoría — para detener el crimen organizado, los secuestros y las extorsiones. Asimismo, es justo tomar en cuenta que en el país la corrupción ha tenido un crecimiento constante, lo cual ha frenado o dificultado la implementación de acciones eficientes para darnos a los ciudadanos la seguridad que nos merecemos.

México y los mexicanos necesitamos un cambio. A mi me gustaría pensar que este cambio que estamos viviendo, es el cambio que necesitamos y por el cual la ciudadanía voto. Es cierto, que la Guardia Nacional, aunque se encuentra bajo la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, tiene un componente militar importante, ya que la formación, disciplina y operación de este cuerpo es completamente marcial. Sin embargo, dado que la inseguridad ha ido escalando, ganando territorio y brutalidad, ¿no es este el momento de hacer una modificación radical como integrar una policía más grande, diversa y con una capacitación más rigurosa?

Tenemos años de estar pidiendo un alto a la violencia, las estrategias antes implementadas no han funcionado, ¿por qué ahora que tenemos una propuesta diferente nos oponemos?

Me parece entendible que todo lo que sea nuevo produzca ansiedad y resistencia, pero hay que recordar que todos queríamos un cambio, aunque no tuviéramos muy claro qué es lo que eso significaba o no tuviéramos manera de dimensionarlo.

Y claro, si cambiar un poco las actividades del día a día, irnos por otra ruta hacia el trabajo, o cambiar de trabajo produce estrés, es normal que cuando las transformaciones se van a ver reflejadas en escenarios nacionales nos tengan pensando en una Venezualización de México.

No estoy ni a favor ni en contra de la Guardia Nacional, el punto es que si votamos por un cambio, ahora hay que estar dispuestos a recibirlo, además las expectativas que hemos puesto en esta institución son altas, la necesidad es mucha y las esperanzas de poder transitar por un México libre, seguro y transparente son bastante grandes.

Creo que hay que dar una oportunidad, y después veremos si los resultados han estado a la altura de las circunstancias. Dejemos que el tiempo sea el mejor juez y si el resultado no es lo esperado entonces unamos la voz y votemos por el siguiente cambio hasta lograr el México que tanto deseamos.

Twitter: @claravillarreal

contacto@claravillarreal.com

LA AUTORA

Es reconocida por su desarrollo profesional en el área de la consultoría en imagen personal; eficaz para hombres y mujeres.

Te podría interesar: EL CHISTE QUE CAMBIÓ MI VIDA

No hay comentarios

Comentarios cerrados