EL VAQUERO NUNCA MUERE

Temporada tras temporada, el denim es imbatible, amplia su radio de acción y ofrece versiones audaces de gran personalidad como el nuevo efecto lavado

 

Con gran poder de seducción, este tejido, práctico y resistente, esta temporada se reinventa gracias al efecto lavado, una tendencia que se rescata de los años ochenta y que ayuda a dar salida a rendas del pasado, una opción para reciclar prendas y aportar un granito para cuidar el planeta ¿Cuántas prendas de tela vaqueras se tienen en el armario?

Elige una o dos de las que no utilices y con mucha precaución puedes aplicar lejía hasta conseguir el efecto lavado deseado a imagen y semejanza de los propuestas de Stella McCartney, diseñadora con gran conciencia sostenible.

Este tejido tiene influencia en la sociedad desde que se desarrollara en Nimes, Francia. Después, a mediados del XIX, un comerciante de Baviera, Levi Strauss, se instalaba en San Francisco para vender tiendas de campaña a los mineros, pero la preocupación era otra: la resistencia de los pantalones a la rudeza del trabajo y al peso de las pepitas de oro que guardaban en los bolsillos y que rompían constantemente.

Fue entonces cuando ideó unos pantalones resistentes al agua, al frío y a las piedras para los buscadores de oro. Con ayuda del sastre, Jacob Davis, Strauss reforzó los pantalones confeccionados con denim en color marrón con remaches de cobre.

Así nacieron los vaqueros tal como los conocemos. “Un modelo que evolucionó, y que granjeros y vaqueros incluyeron en su uniforme de trabajo”, recuerda a Efe Reportajes, la estilista Pepa Fernández.

El color azul índigo apareció cuando los genoveses tiñeron la tela. En 1934, el señor Strauss dio un paso más y lanzó al mercado el primer modelo diseñado exclusivamente para las mujeres que trabajaban en la agricultura.

El tejido denim también cambio el “dresscode” social. Y es que, se puede asistir a un evento con prendas vaqueras combinadas con otras más sofisticadas y elegante.

El denim también se instaló en el lejano oriente y se convirtió en uniforme de cowboys, sheriffs y forajidos, “prendas duras para tipos duros”, añade la estilista, para quien no pasa por alto la importancia de este tejido en Hollywood cuando estrellas como Marlon Brando, James Deam o Marilyn Monroe lo incluyeron en su vestidor.

Sin embargo, su irrupción en la moda y en el glamur de Hollywood llegó en los 50, gracias a estrellas como Elvis Presley, Marlon Brando o Marilyn Monroe que empezaron a popularizar esta prenda. Se convirtieron en iconos del vestir.

El vaquero se convierte en símbolo de la joven contracultura. Era el uniforme de la rebeldía y de la libertad, de la protesta social.

En la década de los 70, el denim alcanza su máxima expresión con el patrón en forma de campana, se convierte en la prenda favorita de Mick Jagger, Bob Marley, Debbie Harry, John Lenon o Steve McQueen.

En los 90, modelos como Kate Moss, Claudia Shiffer, Carla Bruni o Naomi Campbell los lucieron rectos, pitillos campana a modo “shorts”. Se desata una locura por este tejido que se presenta rasgados, bordado, desteñidos, decolorado en pantalones, cazadoras, camisas.

“Este tejido obsesiona, engancha”, dice Pepa Fernández, quien asegura que esta temporada vuelve a imperar el “look total denim, pero con acabados desgastados”, un estilismo que requiere prendas que sienten bien.

A la mayoría de la gente le cuesta encontrar pantalones vaqueros que le siente bien, prenda que se utiliza casi a diario y que resulta cómodo. 

Nuevas propuestas de denim con efecto lavado

 

Moderno, sexy, libre. El denim tiene la capacidad de adaptarse a todas las tendencias y cada temporadas se convierte en la prenda fetiche.

Pantalones, cazadoras o camisas se confeccionan con este tejido universal que nunca pasa de moda, siempre se reinventa, en esta ocasión se imponen los acabados desgastados, el efecto lavado con guiños a los años ochenta y la estética punk.

Stella McCartney propone monos de denim con efecto lavado mientras que Balmain prefiere bermudas de cintura alta combinadas con cazadora vaquera.

Chanel, un de la firma pioneras en introducir el denim en su colección prétâ- porter de la mano de Karl Lagerfeld, también se rinde ante la versatilidad de este tejido y propone para el verano pantalones de talle caído.

 

Gucci, Saint Laurent, Dior, Balenciaga y Chloé son algunas de la firmas que utilizan el denim para mostrar piezas con efecto lavado como conjuntos pantalón y camisa, falda con vuelo o chaqueta tipo sahariana.

Dolce&Gabbana propone muchas prendas en denim, entre ellos pantalones piratas por encima de la rodilla adornados con lazos, abalorios y piezas de cristal, una prenda que se combina con una chaqueta de corte militar, prueba de que el vaquero llegó para romper el código del vestir.

Wrangler presenta una colección empapada en la nostalgia de la década de los 80, con la que resucita la energía juvenil de la marca.

 TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Ahora la mezclilla se lleva en color negro

No hay comentarios

Comentarios cerrados