BIENVENIDA PRIMAVERA

MARIANA CABELLO

La primavera se ha estacionado en mi jardín, y con ella los colibríes, las flores y las plantas. Hoy todo brilla más: el sol, las hojas de los árboles y el pasto con un nuevo verdor.

El cambio de estación es una buena forma de medir el tiempo, de observar detenidamente los cambios naturales de la vida y una oportunidad de parecernos más a ella.

Qué alegría hoy poder disfrutarla, contemplarla y sentirla, pues hace un año, con tanto miedo, fue imposible gozarla.

Después de 365 días con una vida totalmente diferente a la que conocíamos y con tantas pérdidas, tristezas, altibajos y miedos, me pregunto: ¿los seres humanos tenemos la misma capacidad para renacer, renovarnos y florecer?

Definitivamente sí. Es impresionante, como sociedad, lo que hemos inventado, lo que hemos logrado, realizado y conseguido en todo este tiempo, pues en esta pandemia encontramos muchas formas de hacer las cosas para continuar con nuestras actividades y sobrevivir.

Clases totalmente virtuales, trabajo desde casa, ventas por internet, reuniones por celular, comidas a domicilio, fiestas en caravana, besos expresados por emojis y mucho más.

Sí, todo esto ha costado trabajo, ha sido un camino diferente aunque funcional, y es lo que por algún tiempo permanecerá vigente.

Así que si nos quedaban dudas, todos podemos llegar a acoplarnos, a modificarnos, a desaprender conductas y a reaprender nuevas modalidades en cualquier ámbito de nuestra vida.

Y que a pesar de las inseguridades que nos dan los cambios, hay distintos caminos que llegan a nuestro destino y quizás pueden sorprendernos los resultados.

Aprovechemos este tiempo para reflexionar qué es lo que ya no queremos tener en nuestra vida, esas acciones, personas, rutinas y pensamientos que nos hacen daño, y dejarlas ir. Curar nuestras heridas, borrar las cicatrices, sanar nuestra alma; buscar nuevas propuestas, modalidades para hacer las cosas que nos devuelvan la alegría, la ilusión y las ganas de seguir viviendo.

Acompañemos a la primavera en este nuevo curso y junto con ella brillemos. Todo es posible si tenemos ganas, si estamos convencidos y lo queremos con todo nuestro corazón.

“Viene la hermosa primavera y cuando la naturaleza reanuda su belleza, el alma humana también puede revivir”, Harriet Ann Jacobs.

Mariana Cabello

Mujer apasionada por encontrar un propósito en la vida. Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Enamorada de las letras y del sentimiento que provoca el transmitir ideas, expresiones y conocimientos.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado