Un ¿improbable? Campeón

Jamás pensé en alegrarme así por un título de los acérrimos rivales, Sultanes de Monterrey

Ya te lo había platicado: todos los días abro el periódico en la página de deportes o espectáculos porque ahí leo primero de los triunfos del Hombre, de la expresión artística de sus capacidades, del romper con paradigmas, del utilizar las destrezas y talentos propios para la felicidad y logros comunes, así sea en el profesionalismo.

Por eso mi alegría del miércoles pasado, cuando al abrir la sección deportiva (extremo) de Vanguardia, me encontré con el rostro feliz, orgulloso y satisfecho de mi amigo Luis Galindo, sosteniendo a su hijo Renato en brazos, posando junto al equipo de los Sultanes para la foto del campeonato. Quizá piensas que tengo amigos superdotados, que nacieron con la pelota de béisbol en una mano y la fortuna en la otra; pero no, resulta que Luis es una persona muy similar a ti y a mí; es solo que desde su oficio, no ha perdido los sueños de grandeza que solemos abandonar conforme la vida nos va llevando. Nutriólogo de profesión, mi amigo ha podido equilibrar una carrera que le brinda una forma de vida digna y honesta, con los auténticos y más nobles ideales que un Hombre pueda perseguir: contribuir a otros para llegar a la cima.

Para mí, algo que saco de esto es lo siguiente: un niño no debe abandonar jamás su intención de representar a México en un mundial de fútbol, así como una joven debe ir tras su sueño de ganar un Oscar mientras otros aspiran al Nobel de literatura y alguien más quiere ser el próximo Steve Jobs. Si, quizás no tenga ese niño la habilidad de Hugo Sánchez o la joven el histrionismo de Meryl Streep, difícil será que alguien escriba algo cercano a Cien años de soledad y muy complicado es salir desde la cochera de tu casa a conquistar el mundo. Pero si creo, que en la próxima generación habrá mexicanos que levanten la Copa del Mundo, y algunos de ellos vestirán pantalón largo, y en ese vestidor campeón del mundo habrá nutriólogos y abogados, contadores y publicistas, mercadólogos y aguadores. Igual en Hollywood y en cualquier tipo de industria u oficio que a nuestros niños les apasione.

Espero ver un futuro lleno de ganadores en nuestra comunidad, donde al igual que Luis, todos entendamos que nadie llega solo a ningún lado, y que es mejor ser parte del todo, a ser el todo de nada.

cesarelizondov@gmail.com

El autor

Escritor saltillense, ganador de un Premio Estatal de Periodismo Coahuila. Ha escrito para diferentes medios de comunicación impresos de la localidad.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado