Tu Mejor Versión

Todas buscamos la perfección, pero nuestros defectos nos marcan como diferentes, es lo que nos hace divertidas. No olvides que la perfección en ocasiones puede llagar a ser muy aburrida

No me malinterpretes claro que me hubiera encantado nacer con las piernas de Iza Goulart y la ceja de Cara Delevingne, seria una gran mentira decir que nunca hemos pensado en tener el rostro de Kate Moss o de Amber Heard (Las dos mujeres con la cara mas cercana a la “perfección”, según The Center for AdvanCed Facial Cosmetic & PlasticSurgery de Londres), pero también soy una fiel creyente de que lo natural es hermosísimo y que la belleza es subjetiva y modificarla de manera agresiva no nos hace sentir mejor con nosotros mismos.

Es importante siempre retarnos y ser mejores que lo que fuimos ayer, ser más fit, hacer ejercicio, comer bien, arreglarnos, y saber proyectar nuestra mejor versión, pero ¿Hasta que grado es mental y físicamente sano auto juzgarnos? ¿Existe un límite en la búsqueda de la belleza?

Personalmente creo que si existe un límite, y la línea es muy delgada entre ser la versión perfecta y buscar ser una persona que no eres.

Fíjate una meta pero no confundas el ser delgada, es decir esta en tu peso ideal o ser víctima de trastornos alimenticios, entre someterte a una aplicación de Botox o parecer “La Tigresa”, entre ser vanidosa y no tener paz mental.

Si puedes hacer una corrección facial o corporal sin cambiar tu esencia ¡Bien por ti! Si puedes hacerte la cirugía que siempre has soñado y tienes el dinero y la salud para someterse a ella, hazlo.

Pero no olvides fijar tu límite al cambio y tener aceptación a los defectos, no esta mal buscar la propia perfección y trabajar para sentirnos lo más cómodas posibles en nuestro cuerpo pero siempre con salud mental. Tampoco es que te estoy alentando a ser una dejada o fodonga, pero es importante vivir la vida de la manera mas natural, olvidar los estereotipos de belleza y aprender a querernos.

Hay cosas en la vida que nos hacen más saludables y felices que la belleza. Hay otras que no tienen comparación y es increíble experimentarlas. ¿Un buen ejemplo? La sonrisa.

Te prometo que ni sometiéndote a las 18 cirugías que tiene Belinda podrás comparar la belleza de tu rostro cuando sonríes. Si las necesitas para sentirte mejor puedes hacerlo pero no olvides en el proceso y al final de éste REÍRTE A CARCAJADAS.

 

Nos vemos en la próxima columna de “LA MODA EN ROSA” y hasta entonces sé feliz! Instagram: @rosclaudia

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado