Trucos para ahorrar gasolina

Sufres a la hora de llegar a la gasolinera. Aplica estos trucos a tu conducción y notarás una disminución en el consumo si te lo propones.

Los coches cada vez consumen menos. Los vehículos ofrecen cifras de consumo impensables hace unos años. Los motores cada vez más pequeños, con menor número de cilindros, ayudados de la sobrealimentación y de evolucionados sistemas de gestión y combustión, permiten ahorrar en el consumo de gasolina e ir cumpliendo con la normativa en emisiones contaminantes prevista.

1. Planifica bien tu viaje

Un viaje bien planificado te permitirá llegar a tu destino de la manera más rápida, fácil y segura, y por lo tanto realizar una conducción más eficiente ahorrando combustible. Alargar solo diez minutos el viaje de 1 hora provoca un aumento del consumo en gasolina de 14 por ciento.

2. Comprueba la presión de tus neumáticos

Los neumáticos deben de ir inflados a la presión indicada por el fabricante y según las condiciones climatológicas. Además de cuidar tu seguridad te permitirá una conducción más eficiente. Conducir usando neumáticos con una presión inferior a la correcta reduce el rendimiento del combustible en 2 y en 4 por ciento en áreas urbanas y suburbanas, respectivamente.

3. Reduce las cargas innecesarias

Antes de emprender la marcha, más si se trata de un viaje, debes racionalizar el volumen y el reparto de la carga. No solo es una cuestión de espacio, conducir con 100 kilos de peso innecesarios a bordo ocasiona que el consumo de combustible, en un coche de tamaño medio, se dispare 6 por ciento.

4. Arranque y puesta en marcha

Arranca el motor del coche sin pisar el acelerador. Usa la primera marcha solo para el inicio. Cambia a segunda velocidad a los 2 segundos o 6 metros aproximadamente.

Comienza a conducir lentamente (20 km/h en 5 segundos para ahorrar 11 por ciento de combustible) y evita acelerar bruscamente.

5. Mantén la velocidad uniforme

Mantén la velocidad lo más uniforme posible, busca fluidez en la circulación, evitando frenados, aceleraciones y cambios de marcha innecesarios. Para decelerar, levanta el pie del acelerador y deja rodar el vehículo con la marcha metida en ese instante. Frena de forma suave con el pedal del freno y reduce de marcha lo más tarde posible, con especial atención a las bajadas.

Circulando a más de unos 20 km/h con una marcha insertada, si no pisas el acelerador, el consumo de carburante es nulo.

6. No mantengas el motor inactivo

En paradas prolongadas, es recomendable apagar el motor. Un motor funcionando durante 10 minutos (en punto muerto y con el aire acondicionado desconectado) consume 0.13 l/100 km de gasolina.

7. Uso del aire acondicionado

Usa el aire acondicionado solamente cuando sea necesario.

Cuando la temperatura exterior es de 25º C, el aire acondicionado reduce el consumo de gasolina en 12 por ciento. En ciudad, abrir las ventanillas (cuando hacerlo sea seguro) es más eficiente que usar el aire acondicionado.

Sin embargo, ocurre lo contrario cuando se conduce a más velocidad, debido a la mayor resistencia del aire.

8. Usa el freno del motor

Si sueltas el acelerador cuando te das cuenta de que debes de frenar, se detiene el suministro de combustible, con lo que el rendimiento de éste aumenta en 2 por ciento. Conduce siempre con una distancia de seguridad adecuada y un amplio campo de visión que te permita ver dos o tres vehículos por delante.

9. Cambio de marcha a bajas revoluciones

Optimiza al máximo el cambio de marchas. Circula el mayor tiempo posible en las relaciones más largas y a bajas revoluciones (en la ciudad, siempre que sea posible, utilizar la 4ª o 5ª marcha, respetando los límites de velocidad).

Sobre el papel, el par motor de un coche aconseja cambiar de marcha entre 2.000 y 2.500 rpm. Si tu coche no dispone de cuentarrevoluciones, la velocidad puede servir de referencia. Así, insertaremos la tercera velocidad a partir de 30 km/h, la cuarta cuando alcancemos los 40 km/h, la quinta al circular a 50 km/h y la sexta velocidad, en caso de que el coche la tenga, a partir de los 60 km/h

10. Aprovecha las bajadas

Los descensos te permiten aprovecharlos para ahorrar en el consumo de gasolina. Aprovecha la inercia para adelantar el cambio de marchas circulando a bajas revoluciones.

En las subidas, retrasa al máximo reducir de marcha, incrementando la presión sobre el acelerador, aunque nunca pisando a fondo.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado