TOQUE ARTESANAL A LA CONQUISTA

ropa artesanal

Para impulsar el trabajo hecho a mano, artesanos revolucionaron una gama de artículos y prendas de vestir.

Usar prendas artesanales era exclusivo de fechas conmemorativas: los trajes típicos con bordados y colores que representan cada región o comunidad en el país; sin embargo, en los últimos años la lucha de los artesanos por subsistir los ha llevado a explorar nuevas opciones de telas, colores y combinaciones, conquistando el gusto de mexicanos y extranjeros.
Raquela Hernández Ruiz, artesana, relata que con las nuevas tendencias en la moda y la falta de reconocimiento del trabajo artesanal, se vieron obligados a ‘evolucionar’ desde hace 10 años, a buscar nuevas alternativas para que sus productos sean buscados y usados con orgullo.

“Ha sido una evolución, este boom de usar la artesanía se ha dado los últimos 10 años, va desde usar otras telas y no sólo las típicas piezas, ya estamos usando linos, mezclillas algo que sea más casual y se use en cualquier ocasión”.

Adoptar nuevas telas como la mezclilla, lana, algodón y conjugarlas con los colores y técnicas de bordado los llevó a resultados inimaginables, desatando un ‘boom artesanal’ con prendas en tendencia que al portar aunque sea un detalle de este tipo, resulta de gran aceptación.


Actualmente la gama artesanal que se ofrece es amplia y para cualquier ocasión, desde tenis, gorras, sombreros, pantalones, blusas, bolsas, mochilas, joyería, accesorios y decoración para el hogar, zapatillas y hasta vestidos de noche, entre otros. Hay también piezas de barro blanco, vajillas, molcajetes, mesas, bancas y muebles de madera. Además de manteles, cojines, toallas, jarrones y artículos diversos para el hogar.
Raquela asegura que gracias a este boom, el valor de los productos artesanos es más respetado y el regateo ha ido disminuyendo. Como referencia menciona que prendas como una chamarra de mezclilla bordada se vende en 3 mil pesos, mientras que marcas internacionales han intentado también replicar estos modelos comercializándolos hasta en 7 mil pesos.
Los tiempos de trabajo en los talleres dependen del tipo de prenda o producto, por ejemplo, las pulseras bordadas pueden tardar de uno a dos días y una chamarra o vestido podrían llevarse incluso meses.


El trabajo artesanal no está exento de la piratería, vestidos y trajes típicos han sido imitados por la industria china.
En San Luis Potosí, bajo la dirección del Sistema DIF Estatal, La Casa del Artesano es el hogar de todo tipo de artesanías. Los precios de las prendas van desde los 100 hasta los mil 500 pesos. La Casa del Artesano los apoya fungiendo como una tienda, donde los artesanos exhiben sus productos y ahí se comercializan sin cobrar ninguna comisión, además se llevan exposiciones a los congresos y eventos que se realizan en la entidad.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado