TERMINATOR DARK FATE

POR: LEONARDO RÍOS GUERRA

TWITTER @LeonardoRiosIII

Si quieres ver una película que tenga buenas escenas de acción, excelentes efectos especiales y volver a ver a Arnold Schwarzenegger y Linda Hamilton retomar sus papeles, te tengo buenas noticias. Esta película es para ti.

Si quieres ver una película con un buen desarrollo de historia y trama, profundización con los personajes, entender sus emociones y ver cómo conectan entre ellos, te tengo malas noticias. Esta película no es para ti.

Si eres fan de las películas anteriores, como yo, te irás muy decepcionado.

Terminator: Destino Oculto, es la sexta entrega de la saga, tiene sus momentos. Escenas que fallan en profundizar con los personajes de la película y en muchas ocasiones no conectan cuando más se supone que deben. Algunos actores hasta pudieron no haber estado en la película y habría funcionado sin ningún problema.

En varias partes de la película vemos hasta cinco, repito, cinco personajes pelearse el papel principal. Y por eso mismo, la película no deja que ninguno de los personajes tenga un desarrollo fluido.

Justo cuando parecía que la película tendría la misma intensidad que aquella segunda entreg, El Dia del Juicio Final, la más vista, recordada y aclamada de la saga. Y en otras, parece ser un refrito de desarrollo y acción.

Un villano y héroe que salen de la nada y llegan del futuro. Ambos roban la ropa de algunas personas y se enfrentan ya sea para asesinar o salvar a la persona que liderará la resistencia humana del futuro. Con esto resumo la segunda y también la ahora sexta.

Tampoco sabemos en donde entra esta nueva película en la línea de la historia, aunque parece ser una realidad alterna de cuando Sarah salva a su hijo John.

Sin embargo, volvemos a ver a Linda Hamilton retomar su papel como Sarah Connor después de 27 años y vaya que es la única que puede interpretar ese papel.

Arnold Schwarzenegger también retoma su papel y sin mucha relevancia en la película, solo está en la película, pues, porque sí.

Mackenzie Davis, actúa como “Grace” la nueva Terminator que viene del futuro para proteger a Daniella Ramos, interpretada por Natalia Reyes. Ambas, a pesar de ser personajes principales, no generan ninguna conexión con el público.

Gabriel Luna da vida al villano de la película con el nombre de “Rev-9”, un robot del futuro que se puede dividir en dos personajes distintos, como metal líquido aparentando ser humano y como un exoesqueleto.

Su actuación también deja mucho que desear. Sus expresiones faciales no dejan ver el rostro de un verdadero villano como el que fue Robert Patrick, quien dio vida al “T-1000”, villano principal en Terminator: El Día del Juicio Final.

Aquél villano de metal líquido, quien podía transformarse en distintas personas con tan solo tocarlas, atravesar metal y recibir escopetazos sin mayor daño. ¡Ese sí era un villano digno de enfrentar a Terminator!

Tal vez, con esta película, era mejor terminar la saga y que fuera recordada por aquellas viejas películas que permanecerán como obras maestras de Cameron. Pero, a como lucen las cosas, esta, será la primera de aún más por venir.

 

 

No hay comentarios

Comentarios cerrados