“SIDDHARTHA”

Imagen de google.

Te puede interesar: El perfume

Saludos mi estimado lector, esta vez le traigo otra reseña de un librazo que le aseguro se convertirá en uno de sus favoritos.

Todos ser humano pensante se ha cuestionado el origen de su existencia sobre este mundo racional, la incertidumbre de conocer las razones básicas  que le da vida a la chispa del pensamiento, la certeza mágica al despertar cada mañana utilizando el mecánico acto de inhalar, regresar de esa pequeña muerte, ese microsegundo en el que tu ser forma parte del sueño astral, de la unidad del todo y la nada, parece un juego del alma, la de regresa al cuerpo tan solo para sentir en un de repente, la cama y la conciencia, el yo y el estar, así cada noche… esperando pronto conectar con la congruencia del infinito, quizá para encajar como la pieza que hacía falta en este amorfo rompecabezas.

Siddhartha te lleva profundo en los cuestionamientos del método, de la doctrina y las formas, en tan solo 127 hojas nos plantean el hambre del personaje por encontrar la verdad, su verdad, Govinda su amigo de la infancia lo acompaña en la trayectoria de esta búsqueda, la riqueza de las conversaciones y planteamientos de los personajes es invaluable, la perfecta estructura de la redacción es magistral, te transmite el poder de la palabra con conocimiento de causa, es indudable que el contexto espiritual de la historia del mismo Hermann Hesse, lo volcó en esta maravillosa y concisa pieza literaria de profunda y autentica reflexión.

Diferentes personajes y escenarios experimentamos tras los pasos de Siddhartha, convirtiéndonos en otro acompañante más en búsqueda de lo valioso en lo tangible e intangible, la naturaleza de los cuatro elementos fundamentales que amasan la complejidad de la vida, están presentes a cada paso, regalándonos sabiduría en cada experiencia, enseñándonos una pincelada de cómo se vive la espiritualidad fuera del dogma, siendo fiel a la propia búsqueda.

Yo decidí llevarlo tranquilo, sabía que era una obra con mucha información reflexiva y filosófica, por lo tanto quería disfrutarlo y sacarle el mejor jugo a la experiencia, así pues, le dedique una semana con cuaderno y pluma en mano, indispensables para replicarse unos cuantos cuestionamientos a uno mismo más tarde.

La historia es muy breve o al menos así se percibe por lo dinámico de la lectura, cuando menos te das cuenta, estas cerrando el libro y te dejo con hambre de volver a comenzar, entrar al mundo del pensamiento oriental es un ejercicio invaluable de la imaginación, tierras lejanas, personajes metafísicos, habilidades extraordinarias, filosofías ancestrales, son un conjunto genial como alimento a nuestras comunes y occidentales mentecitas y no en tono despectivo, es más como en tamaño/proporción, por el tema de antigüedad en lo que a espiritualidad se refiere.

Aquí la dejo porque no revelare nada sobre la historia, esa es una experiencia muy personal, lo recomiendo como un libro de cabecera, dejándome encantada con su talento Hermann Hesse, comenzare “El lobo estepario” que ya les comentare en su momento.

 

María Arquieta
María Arquieta

Tapatía viviendo la experiencia norteña, diseñadora de modas de profesión, amante de las expresiones humanas artísticas, coach ontológico, formándome para ver amor, donde los demás no lo creen posible.

No hay comentarios

Comentarios cerrados