El secreto mejor guardado de las asiáticas

Es hora de que sepas cuál es el ingrediente milenario que tienes que buscar a partir de hoy…

Por Elizabeth Almazán

No es un secreto que son las mujeres asiáticas poseen los mejores y más efectivos trucos de belleza desde hace mucho tiempo. Una vez más han venido a comprobarnos la razón por la cual sus métodos e incluso ellas mismas, son nuestra máxima inspiración cuando se trata de procurar una piel impoluta e incluso cuando se busca la fuente de la eterna juventud… o por lo menos algo que nos acerque a ella.

Son muchas las plantas y esencias de las cuales estas féminas con piel impecable se han hecho valer para conseguir un rostro de porcelana, sin embargo, al día de hoy la centella asiática ha encontrado su lugar entre la lista de sus favoritos (y de los más efectivos). La razón por la que esta famosa hierba es un must, se debe a su poderosa cualidad rejuvenecedora que le ha otorgado una referencia similar a un elixir de la juventud, motivo por el que reconocidas casas de belleza la han adoptado como su ingrediente estelar dentro de sus más recurrentes fórmulas contenidas en cremas, serums e incluso cápsulas.

El secreto está en cierto componente: al ácido asiaticósido, el cual ayuda a potenciar la producción de colágeno, promueve la microcirculación en la piel y frena la rápida evaporación del agua de los tejidos; actuando como un poderoso antioxidante reparador que permite la profunda absorción de vitaminas y minerales en nuestra piel. ¿Los resultados? Una piel completamente tonificada, rejuvenecida e hidratada, lo que nos hace pensar que definitivamente estamos frente a la nueva (y no tan nueva) fórmula milagrosa que no puedes dejar de probar pues trae consigo una milenaria lista de excelentes resultados, mismos que la convierten en el aliado infalible.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado