Salir a votar

El acto más evidente de participación cívica es el sufragio.

 

Los ojos están puestos en México: su destino en el mundial de futbol y su destino político.

Nunca viviremos la emoción de una campaña política como nos apasionamos con los extraordinarios resultados que la Selección Mexicana ha dado en Rusia. Por esto mismo, hay que estar conscientes que la justa futbolera llega su feliz desenlace el 15 de julio, pero este domingo decidiremos el futuro político, económico y social de México. Por si fuera poco, las consecuencias (buenas o malas) de nuestra elección tendrán efecto por los próximos tres años, en puestos locales, y seis, para los federales.

En cualquier caso, no existe un solo candidato que pueda cambiar este país. México solo puede cambiar con la participación de todos. Y, al decir “cambiar” me refiero a repunte, a que sea potencia, que sea un lugar donde las cosas valgan la pena y el peso nacional tenga peso a nivel internacional.

Como país tenemos todo para lograrlo: somos dueños de una gastronomía variada y deliciosa, tenemos buena infraestructura física, climas maravillosos, playas, turismo, ciudades coloniales, sitios arqueológicos, ciudades modernas, cosmopolitas y vibrantes. Por si fuera poco, los mexicanos, somos gente de trabajo, amables y cálidos. Tenemos todo, quizá, lo que nos falta es participar.

Participar en el engrandecimiento de México empieza con un acto sencillo y valeroso: salir a votar.

Implica levantarse temprano, formarse en la urna y sufragar. Tres pasos, solo tres, que no siempre hacemos.

Lo único que México necesita es despertar a esta consciencia de que las cosas no van a suceder por sí solas, sino que tenemos que hacer que sucedan.

Sin importar por quién votes, solo ve a votar. Ejerce tu derecho y construye el México que queremos.

 

contacto@claravillarreal.com

Twitter: @claravillarreal

 

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado