RICARDO CARREÓN, EXITOSO EN MÉXICO Y EN EL EXTRANJERO

CALIDAD DE EXPORTACIÓN

 A lo largo de su carrera, el ingeniero en sistemas computacionales ha superado diversos retos que le han brindado satisfacciones personales y profesionales.

FOTOS CORTESÍA

Las oportunidades laborales le permitieron a Ricardo Carreón Quiñones salir de México en 2005 para mudarse a Sao Paulo, Brasil, y conocer diversas ciudades de Latinoamérica, el Caribe y Estados Unidos.

Dejó Saltillo por primera vez en 1985, para estudiar la carrera de Ingeniería en Sistemas Computacionales en el Instituto Tecnológico de Monterrey Campus Monterrey. En esta misma ciudad consiguió su primer empleo en 1990 y después se trasladó a Ciudad de México en 1992.

Recomienda a los jóvenes viajar para abrir su visión y aprender de diferentes culturas.
Recomienda a los jóvenes viajar para abrir su visión y aprender de diferentes culturas.

En 2005, se mudó a Sao Paulo, Brasil para fungir como Director General para América Latina de la compañía Intel, que se dedica a fabricar los microprocesadores de las computadoras. Posteriormente, trabajó para otras empresas y, aunque radicó la mayoría del tiempo en esa ciudad, tuvo la oportunidad de viajar a diversos países.

“Yo dirigía toda esa operación. Entonces, iba mucho a visitar distribuidores en todas partes, mucho a Argentina, a Chile, a Colombia, Perú, a Costa Rica, Panamá; a diferentes islas del Caribe, a Puerto Rico, a República Dominicana, como parte de mi trabajo como Director Regional”, explicó Ricardo Carreón.

Ricardo Carreón fue Vicepresidente para América Latina y el Caribe de la empresa NCR entre 2013 y 2016.
Ricardo Carreón fue Vicepresidente para América Latina y el Caribe de la empresa NCR entre 2013 y 2016.

Estos viajes le permitieron conocer y aprender; considera que el choque cultural más claro es con Brasil, debido a su herencia portuguesa. No solamente es un idioma distinto, sino una estructuración del país y gobierno diferente.

“El cómo se hacen las cosas en el gobierno, qué cosas se prioritizan. Por ejemplo, en Brasil los impuestos son mucho más complejos que en México, y son más altos y tienes que pagarlos, no puedes evitarlo. Entonces, eso hace que los negocios operen de una manera muy diferente, porque la parte fiscal es todavía más importante de lo que es en México”, contó.

Desde mayo de 2019 radica en Ciudad de México. Trabaja en negocios de tecnología y con diversas empresas, tanto mexicanas como multinacionales, a quienes ayuda a digitalizar todavía más sus procesos para que sean más eficientes, a introducir nuevas funcionalidades o descubrir áreas de oportunidad. Además, tiene su propio negocio, Webxperiences, que se dedica a hacer webinars corporativos.

El ingeniero en sistemas computacionales actualmente vive en Ciudad de México y no descarta volver a mudarse al extranjero en un futuro.
El ingeniero en sistemas computacionales actualmente vive en Ciudad de México y no descarta volver a mudarse al extranjero en un futuro.

A lo largo de su carrera ha enfrentado diversos retos, pero uno de los más grandes, sin duda, fue el proceso de culturización y aprendizaje del idioma. “Tenía que ser tan bueno en Brasil como lo era en México, en términos de mi entendimiento del mercado y de las oportunidades, mi relación con los distribuidores y todo lo demás”, señaló. También debió perfeccionar su portugués en pocos meses, para poder entablar conversaciones, dar presentaciones o asistir a eventos. Lograrlo le dio una gran satisfacción.

Su trabajo le permitió viajar a diversos países de Latinoamérica, como Chile, Argentina, Perú, Panamá, entre otros.
Su trabajo le permitió viajar a diversos países de Latinoamérica, como Chile, Argentina, Perú, Panamá, entre otros.

La pandemia de coronavirus afectó su proceso de inserción en el mercado mexicano, pues debió reintegrarse después de vivir 15 años en el extranjero. En febrero y marzo de 2020 estaba trabajando con propuestas que iniciarían en abril; pero actualmente muchas están en pausa y se concretarán hasta 2021. Sin embargo, ha encontrado la manera de continuar con otras actividades.

Considera que, de haberse quedado en Saltillo, su carrera profesional se habría relacionado más con la industria manufacturera o automotriz, pues hay empresas multinacionales y nacionales de muy buen nivel. “Y a la mejor más estabilidad en términos de no tener que estar comprando casas en diferentes lugares”, expresó.

A las nuevas generaciones les recomienda tener una buena educación, pues brinda una estructura de conocimientos y las herramientas para ser exitosos en el mundo profesional. Además, es necesario viajar y conocer nuevas culturas, lenguas y ver cómo otros países hacen las cosas de manera diferente e incluso mejor.

También ha podido visitar diversas ciudades de Estados Unidos.
También ha podido visitar diversas ciudades de Estados Unidos.

Planea permanecer en Ciudad de México por los siguientes años, desarrollándose en el mundo de los negocios y la tecnología, aunque no descarta regresar a Brasil o mudarse a otros lugares como Miami o Nueva York si surgen oportunidades laborales.

 “Yo creo que lo que te da el salir, el viajar, el conocer, el tomar oportunidades para irte a estudiar aunque sea un año al extranjero o tener trabajo fuera de México, es que te abre la cabeza y te permite a ti desarrollarte de una manera mucho más fuerte”.

Ricardo Carreón Quiñones

Ricardo Carreón durante una conferencia que dio al Centro de Diseño de Guadalajara, un campus que tiene Intel en esa ciudad, en 2019.
Ricardo Carreón durante una conferencia que dio al Centro de Diseño de Guadalajara, un campus que tiene Intel en esa ciudad, en 2019.

Estudios en Saltillo: Estuve en el Colegio Ignacio Zaragoza en secundaria y prepa, y luego de ahí me fui al Tec de Monterrey Campus Monterrey.

Año en que te fuiste de la ciudad: En 1985 para estudiar, en 1990 conseguí mi primer trabajo en Monterrey.

¿Qué es lo que más extrañas de Saltillo?

Yo creo que es una ciudad que tiene un excelente nivel de calidad de vida. Extraño probablemente cosas como la comida, la tranquilidad o el que pueda tener una buena casa con bastante espacio en relativamente bajo costo, comparado con lo que te cuesta en la Ciudad de México o en Sao Paulo.

Mientras trabajó para NCR tuvo la oportunidad de asistir a múltiples eventos en Chicago y Dallas.
Mientras trabajó para NCR tuvo la oportunidad de asistir a múltiples eventos en Chicago y Dallas.

¿Qué es lo que más añoras de comida de Saltillo?

El estilo de tacos en Saltillo, los tacos mañaneros o los nocturnos, así más de carne, de bistek. La barbacoa, los burritos como los de La Posta, la carne asada. Mi abuela cocinaba un montón de cosas bien ricas, hacía unas tortillas de harina fantásticas y de frijolitos o carne asada, o hacía caldito y cosas así. El pan de pulque, los dulces de leche con nuez.

EXPORTACIÓN

¿Qué le agradeces a Saltillo?

Es una ciudad que me dio mucha seguridad. También creo que tiene excelentes escuelas. Yo creo que todo eso me dio una base muy sólida de crecimiento, estar en un lugar seguro, en donde pude educarme bien, tener acceso a buena educación.

Comida: La comida mexicana, definitivamente, desde cosas simples como tacos, quesadillas y demás, hasta ya cosas más elaboradas como un mole. En general me gustan las proteínas, la carne de res, de pollo, pescados. Me gustan también las ensaladas, otro tipo de cosas así más de la parte vegetal.

EXPORTACIÓN

Bebida: El agua, cierto tipo de tés y cafés, y vinos de todo tipo, blanco, tinto, espumoso.

Lugar favorito para comer: En Ciudad de México, Pujol, San Ángel Inn. En Sao Paulo, churrasquerías como Fogo de Chão.

Lugar turístico: En Ciudad de México, casi, casi que a donde te vayas hay muchas cosas. A mí, por ejemplo, me parece una excelente opción Valle de Bravo. En Sao Paulo, yo me iría más por la playa, porque está muy cerca.

EXPORTACIÓN

Avatar
Carolina García

Nació en Saltillo, Coahuila en 1995. Ama la lectura y narrar historias. Es licenciada en comunicación por la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Coahuila. Participó en las antologías de cuento: “Imaginaria” (2015), “Los nombres del mundo: Nuevos narradores saltillenses” (2016) y “Mínima: Antología de microficción” (2018).

No hay comentarios

Comentarios cerrados