RESOLUTIONS 2020 – BACK TO BASICS – 1/4

“Ama cada día. No importa si es lunes, miércoles o viernes. Ama la vida con sus noches y sus días. Ama cada día por el mágico milagro de estar vivo.”

Louise Hay decía que cada cosa que pensamos está dándole forma a nuestro futuro. Y este año me he propuesto crear y darle forma a muchas cosas que quiero hacer. Es por eso que todo este mes, estaré compartiendoles en mis artículos herramientas para establecer prioridades, definir metas y formas para cumplirlas. Pero hoy quisiera que vayamos primero hacia lo básico, antes de proponer y establecer muchísimas metas y hábitos, propongámonos actitudes básicas que pueden mejorar en gran medida nuestra vida y la vida de los que nos rodean.

¿Qué tal implementar un BACK TO BASICS en nuestra vida diaria para hacernos la vida más bonita?

  1. Hablar BIEN de otros, dejar de enfocarme en lo negativo. No permitirme una crítica, un chisme… desviarlo. Nada negativo puede traerme NADA BUENO.
  2. Hacer el bien a quien se me presente, así sea darle algo de dinero a la persona que se me atraviesa en el semáforo o compartir de mi refrigerador a las personas que trabajan con nosotros. Saludar a la primera persona que encuentre en mi oficina DETENIDAMENTE. Hacer contacto.
  3. Ofrecer nuestro día al abrir los ojos. No permitir que las prisas, el que “no sonó el despertador”, el colegio, el ejercicio, el trabajo… nos dispersen de DAR GRACIAS A DIOS por un día nuevo de salud, de lucha, de poder respirar y estar cerca de los que amamos.
  4. Mirar a los ojos a nuestro esposo, papás e hijos. Acompañarlos a desayunar-comer-cenar lo que sea más accesible disfrutando ese momento de ESTAR, solo ESTAR PRESENTE y acompañar al otro.
  5. Dedicarle unos minutos a LEER un libro que te nutra al acostarte. Un regalo para tu vista, tu mente, y tu capacidad de aprender. Porque al nutrirme, nutro mi espíritu también.
  6. Ten junto a ti una agenda, que revises diariamente (puedes traerla en el carro, en tu bolso, en tu ipad también, en tu oficina y que sea lo primero a revisar…) en el que lo implementes cómo un “diario de agradecimiento”. Agradece todos los días por mínimo una cosa. Te maravillarás de cómo crecerá tu percepción sobre las cosas y tu capacidad de observación.
  7. Realiza una llamada a alguien que quieras. Pasamos más de 200 minutos al día en el whatsapp, revisando correos, viendo Facebook… pero perdiendo el contacto a través de la escucha, nuestro tono de voz, el sentir al otro a través del teléfono. Regálale a alguien unos minutos de tu día para interesarte, hacerle saber que la aprecias o recordarte a ti mismo que los demás que quieren necesitan de que tu riegues también la plantita de esa amistad.
  8. ABRAZA a 1 persona cómo mínimo al día. Si tu no eres del tipo de persona que “abraza”, esfuérzate. El cuerpo se tiende a hacer más duro conforme crecemos, nuestra alma comienza a cerrarse por miedo a ser herida conforme somos más adultos… y pensamos que no pasa nada si no tenemos ese contacto pero SI PASA. Regálate un abrazo para ti y para los demás.
  9. Permítete liberarte del NO puedo hacer, comer o descansar… Disfruta de comer sano y también pequeños “dulces”. Un dulce no hará daño a tu vida, mientras que una bolsa completa si. Permítete disfrutar con límites. Permítete descansar sin culpa.
  10. Vivir despacio. Corremos tanto… y así se nos van los días, las semanas, los meses… No permitamos que este 2020 sea un año de correr a prisa. sin mirar lo importante, sin decir “te quiero”, quedándote con el “pude haber hecho”… dedícate a vivir el presente, a conciencia, con amor, con atención… y todo fluirá en su momento. Quien toma cada día como un tesoro, vive la vida cómo el inmenso regalo que es.

Comienza por esto. Pequeñas acciones que hagan tu vida más bonita, más presente, más atenta. Antes de establecer las prioridades, las metas y la proyección de ellas… comienza por cambiar tu actitud y tu respuesta ante las personas y las situaciones. De todo corazón deseo que este 2020 sea su año de ESTAR de corazón con ustedes mismos, con su familia, con su proyecto personal. Estando plenamente, para sembrar y cosechar experiencias bien sentidas, bien vividas y bien aprendidas.

No hay comentarios

Comentarios cerrados