RESIDENCIAL SAN ALBERTO CELEBRA SU TRADICIONAL HALLOWEEN Y DÍA DE MUERTOS

Fotos y texto: Francisco Muñiz.

Las calles del Residencial San Alberto recibieron la visita de mágicos personajes que gritaban casa por casa “Dulce o Broma”, la noche del viernes 31 de octubre.

Niños y niñas disfrazados y acompañados por sus padres o hermanos mayores tocaron casa por casa pidiendo sus dulces la Noche de Halloween.

La señora Lupitina León decoro la fachada y el amplio jardín de la residencia Jiménez León con luces naranjas, calabazas embrujadas, calaveritas, una carreta funeraria con todo y esqueleto saliendo de su feretro; que fue la sensación para todos los niños y padres de familia.

Las casas lucían diferentes adornos alusivos a la noche de brujas: Panteones en el jardín, esqueletos colgando de los árboles, fantasmas, calabazas iluminadas por velas, gatos embrujados, monstros en las puertas ó jardines, hasta un esqueleto saliendo de su tumba.

También algunas casas exhibían altares de muertos en donde colocaron fotos de familiares fallecidos, para recordarlos por este medio y hacer honor a esta tradición mexicana.

 

No hay comentarios

Comentarios cerrados