Raw food la dieta que no cocina nada por encima de los 40 grados

El crudiveganismo es una de las opciones de alimentación que se llevan abriendo paso en los últimos años, gracias en parte al gran crecimiento del vegetarianismo y veganismo en nuestra sociedad

Ser crudivegano implica el consumo de alimentos orgánicos e integrales, no procesados, no pasteurizados ni homogeneizados y que no hayan producidos con pesticidas sintéticos ni fertilizantes químicos. Por otra parte, los alimentos se preparan sin fuego ni cocción; además de no poder someterlos a temperaturas superiores a 38-42°. Con esto, se logra conservar los macronutrientes, micronutrientes y la estructura molecular de los alimentos.

Las claves a tener en cuenta, serían los siguientes:

Estar atentos para cubrir las necesidades energéticas de nuestro organismo:

El crudiveganismo es un tipo de alimentación muy saciante, al contener mucha agua y fibra, y es fácil que nos quedemos cortos de calorías a lo largo del día. Los frutos secos son una buena opción para sumar calorías y nutrientes a nuestra dieta.

Suplementarnos con B12:

Al igual que ocurre en la dieta vegetariana y vegana, es imprescindible suplementarnos con vitamina B12 si optamos por no consumir alimentos de origen animal.

Cubrir necesidades de las proteínas:

Básicamente a través del consumo de legumbres que, como hemos dicho en anteriores ocasiones, deben ser la base del aporte proteico en las dietas basadas en vegetales.

 

360
360

Arian Esquivel, promotor y gestor creativo. Creador. ciclista y lector.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado