¿QUE HACES POR TI Y PARA TI?

Imagen de Google.

Te puede interesar: “Del “ser” y al “hacer”.

“Nunca es demasiado tarde para ponerte como prioridad.” MJC

Se nos va la vida siendo amigos, padres, abuelos, empleados… Viviendo para resolver situaciones o circunstancias ajenas a nuestra vida, y en ocasiones viviendo para las expectativas de los demás y dejando de vivir nuestra propia vida. Anteponiendo todas las necesidades de los otros, y olvidándonos de lo que nosotros necesitamos.

Bien dice la frase “Lo que haces habla tan fuerte que no se escucha lo que dices.”

Podríamos predicar virtudes, pero ¿Qué tanto las hacemos obra en nuestra propia vida? Hacemos bien en preocuparnos por otros, en estar al pendiente sus necesidades… pero, ¿Qué tanto lo estamos de las propias?

El camino del amor propio comienza con pequeñas acciones que nutran y nos conecten con lo que nos hace felices. Bien dicen que hemos de aprender a decir “me quiero” antes de decir “te quiero”. Qué razón tenía Oscar Wide al decir que amarse a uno mismo es el comienzo de un romance para toda la vida.

Te comparto algunas ideas para comenzar a dedicarte a ti y ponerte cómo prioridad. Ámate, comprométete, date… y podrás hacerlo con los demás en calidad.

  1. Identifica cuáles son tus conflictos o sinsabores en este momento de tu vida. ¿Qué acciones concretas podrías hacer para cambiar el rumbo o mejorar la situación? Decidirte a mirar de frente o darle cara a lo que solemos evadir, nos libera de la culpa de no avanzar o no tomar acción.
  2. Reflexiona sobre tu nivel de salud (emocional, espiritual, física y mental). Qué personas te enferman o intoxican tu vida y de qué manera marcar un límite. Identifica qué actividades te generan gozo o salud, de qué manera puedes alimentarte más sanamente para conservarte en balance.
  3. Pasa tiempo con las personas con las que te sientes tú y puedes hablar de lo que te pasa. Esas son las personas adecuadas, las que no intentan cambiarnos y las que nos acompañan en las buenas y en las no tan buenas. Esas personas que te quieren por quien tú eres y sin condición. Dedícales tiempo a conversar y a escuchar, porque al conectar con ellas también puedes mirar cosas de ti
  4. Sé honesto contigo.¿Qué cosas HOY te gustan hacer?
    ¿Qué cosas HOY disfrutas hacer?
    ¿Qué cosas HOY te gustaría aprender?
    ¿Qué lugares hoy te gustaría conocer?
    ¿Con qué personas hoy deseas caminar, acompañar y dejarte acompañar?
  1. Dedica 15 minutos de tu día a escuchar música que te haga sentir vivo y alegre.
  2. Dedica un momento de tu día que te haga vibrar desde el amor y al agradecimiento. El amanecer, el despertar a tus hijos, el manejar hacia el trabajo, el comer en familia, el atardecer, el momento antes de descansar. Hazlo consciente y agradece. Y de la mano, haz una lista de las cosas y personas que ya tienes y comienza a vibrar desde el agradecimiento. Repite varias veces al día… “Gracias Dios por …”. Todo lo que tienes y lo que no tienes, tiene un propósito en ti.
  3. ¿Qué aspecto de tu vida actual es el que te hace sentir más feliz y orgulloso?
  4. Busca realizar una planeación semanal en la que incluyas actividades que te sirvan de des- estrés, ilusión, interés y define los propósitos semanales buscando enraizarte cada día y poner más atención en el aquí y ahora.
  5. Identifica qué situaciones te hacen sentir ansiedad, intranquilidad, pánico… reconoce qué hay que sanar o porqué causa eso en ti.

Que razón tenía Henry David Thoreau al decir que “La verdadera riqueza es la capacidad de experimentar plenamente la vida.” Comprométete contigo a vivirla al máximo, a realizar lo que te nutre, te llena, te alimenta. Comienza a disfrutar tus pasos, tus gozos de la vida diaria, el dedicarte tiempo a ti.

Tus necesidades si importan. Si tú no te valoras, no te cuidas, no te apoyas, te dejas de mirar… te estás saboteando y no estarás avanzando. Para poder tener relaciones saludables emocionalmente, has de cultivar primero tu relación contigo. Al hacerte cargo de tus necesidades, podrás ver todo lo demás desde una perspectiva mucho más sana y equilibrada.

 

 

No hay comentarios

Comentarios cerrados