Ponernos de pie

 ¿Delante de quién te pondrías de pie para recibirlo?

Hace unos días estaba en un restaurante de mucha tradición en Monterrey. La gente comía, conversaba y todo se desarrollaba con normalidad hasta que entró una de las personalidades más respetadas de la ciudad. Apenas dio unos pasos al interior del recinto y ya lo esperaban en una mesa seis personas: cinco hombres y una mujer. Dicha mesa se encontraba a un lado de la mía, y en primera fila pude ver la película completa. Tan pronto se acercó, todos se pusieron de pie para recibirlo. El gesto de los comensales era genuino; se notaba la admiración, el respeto y el cariño. Y cómo no, si se trataba de Carlos Bremer, uno de los empresarios y filántropos más comprometidos del país así como juez en Shark Tank México.

Al ser testigo de aquella estampa me quedé gratamente sorprendida. Alguien como Bremer ha construido una trayectoria laboral exitosa y, al mismo tiempo, ha invertido tiempo, dinero y esfuerzo en causas que generan un impacto positivo en nuestro país. La pregunta es, ¿por qué no tenemos más personas como Bremer?, ¿por qué si su estrategia ha sido tan nutritiva para la sociedad no seguimos su ejemplo?, ¿qué nos falta? Creo que para ser admirados, de entrada, hay que ganarse la admiración. Esa mirada que viene del otro y que parece que se ilumina no es algo que se pueda comprar y mucho menos fingir.

Admirar no es adular, no es lisonjear, no es “hacer la barba”. Es reconocer que alguien está haciendo bien su trabajo, desearle lo mejor para que continúe así y querer, muy en el fondo, seguir su ejemplo. La admiración se gana cuando uno es auténtico, se aleja de las poses y de las dobles intenciones. Se hacen las cosas porque se está convencido de hacerlas. Y se trabaja arduamente, con mucho esfuerzo, sin perder de vista la meta y sin distraerse. No hay mucha gente como Bremer porque cuesta serlo, pero podemos intentarlo. Ojalá sigamos su ejemplo, desde el nivel que nos encontremos podemos orientar nuestras acciones. No con el objetivo de ser admirados como personas, sino para construir éxitos, beneficios y sociedades dignas de admiración. Y tú ¿por quien te pones de pie?

Twitter: @claravillarreal

contacto@claravillarreal.com 

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado