NUESTROS ANCESTROS

MARIANA

La celebración de Día de muertos es una tradición para recordar a nuestros seres queridos que ya fallecieron, una festividad llena de color, sabor, aromas y sentimientos. Una fiesta en donde se mezcla la melancolía con la alegría, se fusiona la tristeza con la felicidad y los recuerdos son los protagonistas del momento.

Qué le gustaba comer a mi tía?, ¿cuál era el platillo favorito de mi abuelito?, ¿qué amaba hacer mi abuelita?, ¿qué música bailaba mi tío?

Un banquete para ellos, la esperanza de un reencuentro para nosotros; sentirlos cerca, que ellos se sientan queridos, honrados y recordados.

Conocer la vida de nuestros antepasados, quiénes fueron, cuáles eran sus creencias, hará que entendamos un poco más sobre nuestra herencia familiar y nuestras raíces. ¿De dónde venimos?, ¿quiénes nos guían?

Ellos tienen una gran influencia en lo que somos, lo que hacemos y podemos llegar a ser.

Solemos enfocar la herencia familiar únicamente con aquello que nos frena para conseguir lo que queremos, los patrones negativos que se han transmitido generación tras generación o todos los conflictos no resueltos que llegan sin querer a nosotros. Sin embargo, es necesario también ver y engrandecer todo lo positivo que nos han dejado nuestros antepasados, los sacrificios que hicieron, reconciliarnos ellos, no solo para no repetir sus errores o para sanar heridas, sino para que reconozcamos nuestra identidad, energía y poder.

Agradecerles de corazón lo que nos legaron, pues somos el resultado de aquellas decisiones que se tomaron en el pasado.

Pedirles que sean guía, sabiduría y fortaleza, engrandecer su valentía y aquello que no pudieron lograr, y nosotros, aquí, hacer el doble de esfuerzo para cambiar la historia que queremos dejarle a nuestros sucesores.

Soltemos de la mejor manera aquello que no vaya con nuestros ideales y abracemos el amor, la valentía, los valores, el esfuerzo y la lucha que hicieron cada uno de ellos para vivir.

Tenemos una conexión energética con nuestros ancestros que nos hace poderosos porque nos da identidad, ayuda a fluir, nos conduce y nos sostiene y hay que ir seleccionando lo mejor y sustraer lo que no fue tan benéfico. Ellos son fundamentales como las raíces lo son para los árboles.

Entre flores, colores y sabores recordemos a los que ya no están; pero entre bailes, risas y canciones sabemos que nunca se irán“ ¡Feliz Día de Muertos!

Mariana Cabello

Mujer apasionada por encontrar un propósito en la vida. Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Enamorada de las letras y del sentimiento que provoca el transmitir ideas, expresiones y conocimientos.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado