Mitos y realidades del yogurt griego

 Un punto controversial: el boom del yogur griego. ¿Es saludable o no? ¿Tiene lactosa? ¿Influye la marca?

Con toda la información a la que tenemos acceso hoy en día se pensaría que siempre estamos actualizadas. Pero en los temas de nutrición y alimentación, es muy común que nos confundamos debido a que hay muchas contradicciones.

  • LA DIFERENCIA ENTRE GRIEGO Y NORMAL 

El contenido de proteína y azúcar. El proceso de elaboración del yogur griego tiene un paso extra, el cual es la eliminación del suero; el líquido que queda después de la fermentación. El resultado: un yogur con mayor contenido proteico y menos azúcar. Por eso su precio es más elevado.

  • AYUDA A TENER UNA FLORA INTESTINAL SANA

Debido a que tiene alto contenido en probióticos ayuda a que la flora intestinal esté saludable, con lo que disminuyes el riesgo de contraer enfermedades intestinales.

  • SABE ÁCIDO

Al no tener azúcar llega a saber un poco ácido o simplemente a nada. Eso lo hace más versátil y lo puedes agregar a todo; como sustituto de mayonesa, de crema, para smoothies, para postres, para aderezos, en guacamole, etc.

  • NO TIENE LACTOSA

Al no ser deslactosado, el yogur griego sigue conteniendo lactosa. Por lo que si eres intolerante a ella o te cae pesada, te recomendamos no consumirlo.

CONSEJOS

¿Cómo puedo seleccionar el mejor yogur griego del súper? Fijándote en la información nutrimental. Siempre lee la que viene atrás.

¿En qué momento debo fijar en la tabla de información nutrimental? Principalmente en el contenido de azúcar, por cada 150 g deberá tener entre 3-6 g de azúcar, no más. Y el contenido de proteína tendrá que ser mayor a los 13 g. Las calorías por esa misma porción deberán estar entre las 85 kcal. Si no cumple estas reglas, elige la opción que más se acerca a esto.

Con información de: Women’s Health

 

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado