¿Cómo manejar el dolor en estas fiestas decembrinas?

Hay ciertas fechas que son críticas para cada uno, pero la época navideña es la que más nos hace recordar esas heridas, salen a flote esa nostalgia“

La recuperación está en reconocer que es perfectamente bueno sentirnos tristes en ciertas ocasiones y hablar sobre esas emociones, dejando a un lado cómo reaccionarán los que nos rodean” John W. James Si es difícil hablar del dolor, mucho más en estas épocas. Hablar sobre las emociones difíciles y las cosas que nos duelen, siempre ha sido más complicado que hablar de las alegrías.

Hay a quiénes se les facilita hablar sobre las heridas, y hay quienes las reprimen, guardan y atesoran en lo más íntimo de su corazón. Cada relación que tenemos o tuvimos, conlleva una herida. ¿Qué pasa cuándo bailas en pareja? Normalmente pisas sin querer a la otra persona, y así es en la vida, es imposible no lastimar y no ser lastimado en una relación.

A veces solemos cargar esos dolores emocionales que no supimos cómo acomodar o procesar. Crecemos pensando que al sentirnos tristes, con dolor o con emociones negativas, debemos callarnos y evadirlo a toda costa. Acarreamos mitos sociales como; “No pasa nada”, “Los hombres no lloran”, “No te dolió”, “Hay gente peor que tú”, minimizando nuestras emociones y las de los demás.

Vivimos sin mostrar lo que sentimos por miedo a ser vulnerables, sentirnos juzgados y al qué dirán, pensando que “todo pasa” o “el tiempo lo cura todo”; pero la verdad es que no pasa y el tiempo no lo cura. Vamos acumulando piedras en la mochila de nuestra vida y la vamos cargando diariamente, cada día más pesada y destruyéndonos la espalda y la paz interior. La realidad es que el dolor no solucionado puede afectar negativamente la capacidad de una persona para ser feliz. Según el Método Grief Recovery, en el cuál me certifiqué hace algunos años, la clave para recuperarnos de ese dolor emocional es tomar acción reconociendo el problema y explorando esas emociones, ya sean negativas o positivas, pero no esperar que pase el tiempo.

La clave para vivir en plenitud, es ir abrazando y reconociendo esas pérdidas, así como ir reconstruyendo nuestras relaciones. Pero ¿qué es una pérdida o un dolor emocional? Se han detectado 43 pérdidas que pueden producir una gama de emociones infinitas y a las que llamamos duelo, podría ser la muerte de un ser querido, un divorcio o fin de alguna relación, una mudanza, cambios financieros, pérdida de salud, adicciones o hasta un cambio de trabajo. El dolor puede surgir en ese momento, pero también continuar durante años.

Hay ciertas fechas que son críticas para cada uno, pero la época navideña es la que más nos hace recordar esas heridas, salen a flote esa nostalgia, ese dolor de las ausencias, ese “quisiera”, esos recuerdos de nuestros seres queridos que ya no están con nosotros. Aunque tu pérdida sea de años atrás, hoy puedes sanar y construir tus emociones. Permítete reconocer que hay emociones incompletas, llora, dedícate un tiempo, escribe esa carta al ser querido que ya no está, intenta realizar una comida o actividad que le gustaba. No tapes esa herida, completa las emociones que tienes incompletas.

Recuerda que mientras tengamos salida de emociones, fluye nuestra vida. Trabajar en nuestras relaciones es solo por y para nosotros. La calidad de nuestra vida depende del trabajo que hagamos con ello, de la sanación y reconstrucción de nuestra propia historia. Mediante la recuperación podremos disfrutar los recuerdos sin volver a ellos de forma dolorosa. A medida en que seamos honestos con nosotros y con nuestras emociones, nos sentiremos más liberados y plenos. “Felicidad es vivir en plenitud lo que hoy me toca vivir”.

} else {

Marijose César

Mamá, esposa, terapeuta y coach Internacional por la Escuela Internacional de Coaching en España y en New York University, Certificada en Superar pérdidas emocionales por The Grief Recovery Institute. Experta en Comunicación asertiva.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado