MADRE SOLO HAY UNA

Saludos, mi estimado lector. Para este 10 de mayo le traigo recomendaciones con distintas perspectivas para reflexionar; si usted es madre o no, eso no importa, usted llegó a este mundo gracias a una mujer que por alguna circunstancia se convirtió en madre y eso lo hace partícipe de esta experiencia multisensorial. 

Ser madre o tener madre claramente son temas distintos; sin embargo, se amalgaman, uno es consecuencia del otro. La primera, nos da la oportunidad de acceder al conocimiento del amor incondicional, este “amor” irracional que motiva a las acciones más dulces y más terribles. La segunda, nos remite a la experiencia universal; ser hijo y, como tal, somos el producto de lo antes mencionado. 

Entonces, partamos desde un cuestionamiento básico: ¿qué es la maternidad? ¿Un rol? ¿Un medio de perpetuación de poder? ¿Un mecanismo de proyección? ¿Un deber? ¿Una bendición? ¿Una maldición?

Hagamos un ejercicio empático y pensemos desde los zapatos de distintas madres:

María, la madre más admirada y atípica de todos los tiempos, saber que tu hijo es un mesías transgeneracional.

¿Cuánta estabilidad mental se necesita para ser su madre?

¿Se imagina el sentimiento de ser categorizada como la madre de madres?

Kathleen Maddox, la madre de Charles Mason, psicópata conocido alrededor del mundo por su personalidad histriónica, manipuladora y perversa. Intente imaginar el peso de ser la madre de lo que la sociedad define como “monstruo” y, por esta misma razón, ¿tiene menos valor que María por haber dado a luz a un “anticristo”? Entonces, ¿las acciones de un hijo definen el rol de la madre o del individuo? Y, en este caso, ¿cuál es su lugar en el mundo? 

Oreanna Antoinette, autora del asesinato de sus 3 hijos y 2 hijastros, sufriente de algún trastorno mental, dicho por su puño y letra en las cartas póstumas a su suicidio. ¿Este será un caso de amar hasta la locura? ¿Dónde buscamos a los responsables de esta tragedia? ¿Qué sentirá a su vez la madre de Oreanna? ¿Qué la hacía sufrir tanto que le “ganaron sus demonios” (palabras de la misma Oreanna)?  

Con estos tres ejemplos le dejo suficiente material de reflexión, lo invito a que abra debate en la mesa familiar este próximo 10 mayo y si percibe incomodidad en su interior, búsqueme. Trabajar en la salud mental del sistema familiar es la piedra filosofal de una sociedad más saludable.

Me despido con la esperanza de sembrar ganas y voluntad de comenzar un proceso de sanación psicológico por el bien de un mundo mejor.

Su siempre agradecida tapatía anorteñada.

Links de recomendación:

https://www.elcomercio.com/actualidad/mundo/mujer-cartas-asesinato-hijos-eeuu.html

https://allthatsinteresting.com/kathleen-maddox

María Arquieta

Tapatía viviendo la experiencia norteña, diseñadora de modas de profesión, amante de las expresiones humanas artísticas, coach ontológico, formándome para ver amor, donde los demás no lo creen posible.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado