Los retos que viven nuestros niños

¿Cuál es la verdadera problemática a la que se ven enfrentados los niños de hoy?

Los niños son seres sociales en constante crecimiento y desarrollo. Están en continuo aprendizaje, construyendo su identidad y su personalidad. Pero hoy en día, pareciera que los adultos no entendemos ese mundo de la infancia y nos cuesta meternos en él. Recuerdo mucho un taller que di sobre la belleza interior y le pregunté a más de 40 niñas de 6 años que les gustaba de sí mismas, a la cuál solamente contestaron unas cuantas.

Se nos ha olvidado a los padres, que los hijos se ven en nosotros, que van construyendo su identidad de lo que admiran de nosotros y las palabras que nosotros les decimos. Y es que me parece importante hablar de este tema, porque es importante tener clara la realidad que viven los niños en este momento, y de qué forma proveerles herramientas que les fortalezcan, les den valía, afectividad y seguridad.

Hace unos días, me invitaron a ser parte de una plática sobre los diversos retos que enfrenta actualmente la infancia. Y es que no podemos dejarle la responsabilidad absoluta al gobierno ni a los organismos sociales de hacer frente a los retos que viven nuestros niños, sino es un trabajo conjunto comenzando con los padres, la vida familiar, la escuela, la sociedad y la religión. Todos somos parte del conjunto que les da armas a cada uno de nuestros niños para irse construyendo. Pero cómo prioridad, los padres. Como padres, debemos voltearnos a ver y dejar de culpar afuera. Dejar de querer que el colegio eduque y forme y que el gobierna resuelva. Los hijos son míos, o ¿A quién deseo endosárselos?

Y es que en ocasiones no queremos mirar que me dice a gritos esa personita y tenemos pavor de reconocer el reto tan grande que tenemos en frente. Pero ojo, los problemas no se achican por no mirarse, al contrario, crecen. Pero veamos datos más claros, ¿Qué anhelan realmente los niños en la primera infancia? Según el Dr. José Rivero, experto de la UNESCO, los niños anhelan construir sus matices de comunicación y aprendizaje a partir de una organización psicomotriz desarrollada por el vínculo con los adultos más significativos, la exploración, la comunicación y el equilibrio.

¿Cuál es la verdadera problemática a la que se ven enfrentados los niños de hoy?

La poca o nula comunicación familiar, no hay vínculos sólidos entre padres, no se miran a los ojos ni se les dedica tiempo. Como padres carecemos de un plan para forjar valores en los hijos y esto se traduce en ausencias. Ausencia de contacto, de autoridad, de respeto y de límites. Violencia intrafamiliar, emocional y sexual. Abandono y machismo. El consumismo y el tener. El uso de tanta tecnología que provoca aislamiento, falta de diálogo y socialización. Y estos son sólo algunos de los factores con los que ellos luchan. Y es que yo cómo padre, familiar, abuelo, educador, catequista, me he preguntado ¿Qué viven los niños cercanos a mi? ¿Qué ausencias detecto? ¿Qué focos rojos me saltan? ¿Qué puedo hacer yo? Primero habrá que darle más importancia al mundo interno del niño y a su núcleo psicoafectivo. Enfocarnos en trabajar la autoestima, la seguridad personal, la confianza en los demás, la tolerancia con las diferencias, la capacidad de asumir retos y riesgos. Enseñarle a hacer obras buenas y a encontrar la paz interior. Cómo familia, buscar más tiempo de convivencia, diálogo, reflexión y comprensión. Generar un ambiente propositivo y que genere a la convivencia y el apoyo. Si cómo adulto, padre, tío, maestro, reconozco esa responsabilidad e influencia positiva que puedo tener en ellos, a conciencia buscaré sembrar una semilla que les sea útil. Recuerda que los niños amados se convierten en adultos que saben amar. Tu también eres parte de su historia.

Marijose César

Mamá, esposa, terapeuta y coach Internacional por la Escuela Internacional de Coaching en España y en New York University, Certificada en Superar pérdidas emocionales por The Grief Recovery Institute. Experta en Comunicación asertiva.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado