LOS LABERINTOS DE LA VIDA

Te puede interesar: ¿Y si mejor va al psicólogo?

Escuela para padres

Saludos mi estimado lector. El tema de hoy, considero es uno de los más complicados a tratar cuando se es padre de un preadolescente, saber que nuestro niñ@ está a punto de comenzar el camino de los cambios biológicos naturales del ser humano y que no podemos hacer más que educarnos para educar.  Esa es la mejor fórmula, y sabemos por experiencia propia cómo es este nuevo mundo del despertar hormonal y lo complicado que es adaptarte a esta nueva visión llena de sensaciones, manifestaciones del cuerpo y de la mente.

Si para usted es difícil expresar abiertamente el tema de la sexualidad, como adulto que es, imagínese al pequeño que hace unos meses solo le interesaban los juegos y comer. Tener empatía por estas mentes frescas y saber que sobre nosotros recae la responsabilidad de su perspectiva sobre sexualidad, lo íntimo, la relación de respeto al propio cuerpo, como al de los demás, los límites y un largo etcétera, son motivos suficientes para tomar cartas en el asunto y no hacernos de la vista gorda esperando que todo salga lo mejor posible y remitirnos a utilizar como estrategia la prohibición con base en juicios moralistas.

Lo primero que le aconsejo es adoptar una postura neutral ante la sexualidad, saber con certeza cuál es su criterio y su propia experiencia ante este tema, tener en cuenta que los tiempos en los que viven sus hijos no son los mismos en los que usted creció y por lo mismo debe transformar la visión para saber cuál es la información más relevante y que aporte salud mental al preadolescente y fortalezca la confianza en términos de comunicación, no solo se enfrasque en lo más obvio, que sería ¿sabes cómo nacen los bebes?

No le pido que no sea ingenuo, que eso los huerc@s lo saben y de sobra; le sugiero algunas preguntas, que las respuestas le sorprenderán y verá que este proceso es más natural y menos incómodo de lo que usted cree.

Primero haga sentir cómodo al entrevistado, que sea un lugar donde pueda hablar abiertamente y se sienta seguro. No suelte de golpe el típico “quiero hablar contigo de un tema complicado”. Hágale saber que quiere tener una conversación en confianza.

¿Cómo estás? ¿Cómo te has sentido últimamente? ¿Qué sentimientos tienes en relación a los cambios? ¿Quién es tu mejor amig@? ¿Qué sientes por él/ella? ¿Sabes lo que es la integridad? ¿Sabes cómo aplicarla? ¿Sabes qué es el respeto? ¿Cómo aplicarías el respeto a tu propio cuerpo y al de los demás? ¿Sabes qué significa la palabra límite? ¿Cuáles crees que son tus límites?

Esto como inicio le dará una perspectiva más amplia del mundo interno de su hijo, y al mismo tiempo usted le aportará nuevos conceptos que le aseguro, son formativos y de mucho valor para la base emocional del pequeño en desarrollo.

Asegúrese de que le quede muy clara la definición de respeto, integridad y límites. No lo sature de información en una sola plática, esto para el comienzo es más que suficiente. Los próximos días dele seguimiento haciendo planteamientos como: ¿Esta semana cómo aplicaste los límites? ¿Cómo aplicaste el respeto a ti mismo en estos días? Cuéntame algún suceso donde defendiste tu integridad. De esta manera le damos voz y confianza al adolescente en curso para abrir su mundo a usted.

Le pido haga un esfuerzo por no juzgarlo, ya que le está enseñando RESPETO al dar su opinión, cuide sus palabras, sea usted el adulto consiente.

En otra columna continuaré con la fase 2 para tratar de manera más profunda y concreta la sexualidad, le deseo un muy feliz fin de semana. Se despide su siempre agradecida tapatía anorteñada.

María Arquieta
María Arquieta

Tapatía viviendo la experiencia norteña, diseñadora de modas de profesión, amante de las expresiones humanas artísticas, coach ontológico, formándome para ver amor, donde los demás no lo creen posible.

No hay comentarios

Comentarios cerrados