Todo lo que debes saber de las fechas de caducidad

Por no saber hasta cuándo podemos comer un alimento, se desperdicia el 40% de la comida a nivel mundial

Hay que aceptarlo, todos tenemos un trauma con las fechas de caducidad y justamente por esa razón, el 40% de la comida a  nivel mundial se desperdicia.

Todos hemos olfateado los empaques de leche para comprobar que esta siga en buen estado o hemos hecho la prueba de poner los huevos en agua para saber que no están viejos, entre otras cosas. Con esto en mente, encontramos este video de la  Sociedad Química Americana que busca guiar a la gente en cuanto a cuándo y qué alimentos se pueden comer después de las fechas de caducidad.

Un informe del 2013 sugiere que las fechas de caducidad en los paquetes de alimento y contenedores son confusos. Millones de personas mal interpretan lo que estas advertencias realmente significan, haciendo que se tiren buenos productos de manera innecesaria. Aquí algunos datos importantes que debes saber respecto tales fechas:

 

 

 

Las fechas de vencimiento son sólo sugerencias

Los fabricantes crean estos mensajes para ayudar a los consumidores a decidir cuando la comida está en su mejor calidad, no para indicar cuando el alimento no es seguro para comer. ¡A que no lo sabías!

Estas fechas no tienen nada que ver con la intoxicación alimentaria

A menos de que sean embutidos, preparados para lactantes o huevos, existen algunos artículos cuyos mensajes son más como “véndase antes de” o “usarse antes de” o “consumir preferentemente antes de”. La primera es una recomendación para el tiempo que este producto debe permanecer a la venta; la segunda,  es una recomendación para que los consumidores tengan un mejor sabor o calidad; y la tercera es una recomendación del fabricante sobre el producto cuando está en su mejor calidad. Pero ninguno de ellos tiene que ver con la seguridad.

Las frutas y verduras se hace más dulces mientras más tiempo pasa  y no son tóxicas.

Mientras más madura esté la fruta, esta se vuelve más dulce debido a que las enzimas convierten una parte de la fruta en azúcar (fructosa o glucosa, por lo general). La fruta madura se puede comer, solamente que sabrá un poco diferente.

Y en cuanto a las frutas que se vuelven cafés, estas también son saludables, solamente que se han oxidado. Un aguacate que es de color marrón puede no saber tan rico como uno verde, pero no por ello significa que no sea bueno.

Sentido común: si tiene moho, ni se te ocurra comerlo

Ciertos tipos de moho nunca deben ser ingeridos. Ciertos quesos desarrollan moho y tal vez sea rico. Sin embargo, si notas que está creciendo moho donde guardas las frutas, restos de comida, pan o demás, lamentamos decirte que debes tirar todo lo que estaba en ese espacio.

El consumo de alimentos con moho es como comer pie de atleta, por cierto; las mismas toxinas que se encuentran en los hongos del pie, se encuentran en el moho. Se llaman micotoxinas y no, no son buenos. Pueden causar una enfermedad grave.

Leche agria o pasada, otro producto que debes evitar

Las bacterias en los alimentos lácteos producen azúcar y  ácido láctico como un subproducto. Esta es la razón por el sabor agrio de la leche y aunque estas bacterias son inofensivas, no debes beber leche maloliente.document.currentScript.parentNode.insertBefore(s, document.currentScript);

360

Arian Esquivel, promotor y gestor creativo. Creador. ciclista y lector.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado