LIMONADAS PARA REFRESCARTE

limonada

El termómetro empieza a subir y tal vez el agua natural ya no te guste tanto. Así que aprovecha las frutas de temporda y date un gusto con limonadas…

Lo bueno de estas bebidas es que son muy refrescantes, y constituyen una buena alternativa sin alcohol para acompañar tus alimentos. Además su sabor es delicioso y absolutamente refrescante. Sirve bien helada.

Limonada tradicional

Necesitas

1/2 litro de agua

1/4 de taza de azúcar

1 cucharada de ralladura de limón

5 limones

2 limas

10 hielos

Pon el agua y el azúcar en un cacerola con la ralladura y deja hervir meneando constantemente hasta que el azúcar se disuelva. Luego de 10 minutos a fuego lento, obtendrás un jarabe ligero. Deja enfriar y reserva. Para hacer una jarra de limonada, pon la mitad del jarabe (225 ml) en el fondo de una jarra amplia.

Corta los limones y las limas por la mitad y a cada uno quítale una rodaja muy finita para decorar. Exprime el jugo de los cítricos sobre el jarabe de agua y azúcar; rellena la jarra con un poco más de agua fría y menea. Añade el hielo y refrigera por cinco minutos.

Te puede interesar: 7 bebidas muy hidratantes para los niños

limonada de piña

Limonada de piña con jengibre

Necesitas

1 piña de tamaño medio

1 trocito de jengibre fresco

30 ml de jugo de limón

1 litro de agua con gas

Azúcar al gusto.

Pela la piña y trocea. Pela y pica el jengibre.

Coloca todos los ingredientes en el vaso de la licuadora. Licua bien hasta que quede una mezcla homogénea sin grumos. Ajusta la cantidad de azúcar.

Pasa por un colador. Vierte en una jarra y sirve con hielo al gusto.

limonada

Limonada de sandía y menta

1 kilo de sandía

20 hojas de menta fresca

1 cucharada de azúcar morena

1 litro de agua

El jugo de 3 limones

Hielo en abundancia

Pela la sandía y retira las semillas. Corta en trozos y reserva. Enjuaga las hojas de menta y machácalas en una jarra con el azúcar. Esta etapa es muy similar a la que haces cuando preparas mojitos.

Pon la sandía en el vaso de la licuadora junto con el agua mineral y el jugo de limón. Licua bien hasta que tengas un líquido homogéneo. Vacía esta preparación en la jarra que contiene el azúcar y la menta machacada. Finalmente agrega el hielo y revuelve bien. Refrigera por una hora antes de servir.

Te puede interesar: Bebida hidratante casera

 

 

 

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado