LIBROS PARA UN VERANO PERFECTO

Los libros son para el verano.

Los libros son para el verano. Estas son algunas publicaciones que puedes meter en tu maleta para estas vacaciones.

Libros verano, deje su mensaje‘Deje su mensaje después de la señal’, Arantza Portabales.

En esta novela sus cuatro protagonistas tienen dos cosas en común: lo primero, Galicia y lo segundo, que la única manera que tienen de hablar sin filtros y decir lo que de verdad piensan es dejando mensajes en un contestador autómatico. Solo después de la señal son capaces de hablar de una ruptura, una muerte inminente, un intento de suicidio y una deuda interminable.

‘Oso’, Marian Engel.

Es un canto a la liberación y a las segundas oportunidades. La historia de una mujer aburrida sumergida en una vida monótona que, por primera vez en su vida, vive otra historia: la suya, la que la convierte en ser autónomo, libre y protagonista.

Libros verano La pasión‘La pasión’, Jeanette Winterson.

Es una novela histórica y romántica que no es ni lo uno ni lo otro, un libro que a ratos recuerda al ‘Orlando’ de Virginia Woolf y que demuestra que podemos utilizar a personajes cargados del romanticismo de otras épocas para descubrir (y descubrirnos) a nosotros en el aquí y el ahora.

‘Un debut en la vida’, Anita Brookner.

¿Es posible amar hasta los tuétanos la literatura, vivir enfrascada en tus libros y que la vida real no te decepcione? Esto es lo que le sucede a la protagonista de esta novela que a los 40 años descubre que la literatura le ha destrozado la vida. Porque la vida, a menudo, es más tediosa que una buena novela, pero igualmente hay que darle una oportunidad.

Libros verano Segun venga el juego‘Según venga el juego’, Joan Didion.

Su mirada periodística logra descifrar e iluminarnos sobre la realidad de la sociedad estadounidense de los 60, sobre el hecho condicionante de ser mujer y sobre la frívola sociedad del (auto)engaño y las falsas apariencias.

‘Jeidi’, Isabel M. Bustos.

Jeidi, la protagonista de esta novela, no se llama Jeidi. Todo el mundo la llama así porque es huérfana y vive con su abuelo y con sus animales. A pesar de que Jeidi, a sus 11 años, pueda despertar en ti lástima, esta es una de las historias más luminosas que podrás descubrir a las orillas de una piscina.

Libros verano Dientes blancos‘Dientes blancos’, Zadie Smith.

Es un puzzle social y multicultural que te lleva por el Londres de los inmigrantes, por los barrios y las personas que no salen en las películas de Richard Curtis. Un relato social de nuestro tiempo, donde nada es lo que hubiesen deseado nuestros abuelos… ni falta que nos hace.

‘La librería’, Penelope Fritzgerald.

Si las novelas se pudieran comer, ‘La librería’ sería una barra de chocolate que disfrutas a escondidas. No es casualidad que Fitzgerald haya sido bautizada como ‘la mejor sucesora de Jane Austen’: su retrato de un pueblecito sin ínfulas de Inglaterra y sus curiosísimos habitantes es toda una delicia que entra como ninguna otra cosa a la hora del café.

Libros verano un lugar pagano‘Un lugar pagano’, Edna O’Brien.

Podría ser una simple novela de aprendizaje. Una de esas en las que un protagonista adolescente inicia el camino hacia la madurez a través del desafío, del sexo, de la provocación. Pero es que es mucho más, Edna O’Brien recuerda su dificil y peculiar niñez en la Irlanda rural y el momento en el que abandona a su familia con una prosa tan femenina como cautivadora.

‘La mujer helada’, Annie Ernaux.

Seguro que tú también conoces a muchas mujeres heladas: mujeres con planes que siempre se van aplazando, cosas por hacer que terminan cogiendo polvo en el cajón hasta convertirse en ‘cosas que se podrían haber hecho’ y sueños por cumplir que nunca se despegan de la almohada. Esta es la historia de una de ellas, que empieza a ser consciente de esta esclavitud elegida entre las comodidades de lo cotidiano. El grito de la mujer harta de su condición.

Libros verano biografia del hambre‘Biografía del hambre’, Amélie Nothomb.

La autora te toma de la mano para llevarte a su primera infancia en Japón y a esa etapa en la que descubrió que la vida podía ser una auténtica delicia (literalmente). La historia de la pequeña e insaciable Amélie relata ese sentimiento de un tiempo pasado en el que querías probarlo todo, beberlo todo, comerlo todo: la época en que la vida entera no conseguía saciarte.

No hay comentarios

Comentarios cerrados