LA DESPENSA DEL FIN DEL MUNDO

Que alimentos escoger (y cómo conservarlos) si estalla el Apocalipsis

El fin del mundo es uno de los miedos recurrentes de la Humanidad. Y es que en el mismo momento en que empezamos a preguntarnos por nuestra existencia, empezamos a plantearnos cuál sería nuestro final.

Distintas versiones del apocalipsis están presentes en todas las religiones, pero también ha sido un fructífero campo de estudios científicos. No en vano, la autodestrucción de la Humanidad ha llegado a ser una posibilidad nada desdeñable en distintos momentos de la historia.

El miedo al fin del mundo vivió su mayor auge en la Guerra Fría, cuando la posibilidad de un conflicto nuclear entre Estados Unidos y la Unión Soviética estaba realmente sobre la mesa.

 

Fue en estos años cuando surgieron, sobre todo en Estados Unidos, los conocidos como preppers –literalmente, “preparacionistas”–: personas debidamente organizadas para sobrevivir al invierno nuclear.

En la década de los 60 y 70 no era raro tener un búnker debajo de casa con provisiones para sobrevivir durante décadas. Y, aunque en los 80 se rebajaron las preocupaciones apocalípticas, hubo repuntes coincidiendo con distintas amenazas, como el efecto 2000 que fue un peligro real, pese a que quedara en nada–.

La considerada como “tercera ola” de los prepperscomenzó, no obstante, tras los atentados del 11-S y continúa hasta nuestros días, alentada por la amenaza del terrorismo islámico, la gripe aviar o el ébola y, sobre todo, un desenlace fatal del calentamiento global, que, pese a no resultar una amenaza inminente, podría condenarnos a un escenario pseudoapocalíptico más pronto que tarde.

La alacena del fin del mundo

Los preppers creen que la posibilidad de vivir una catástrofe de proporciones bíblicases muy real y trabajan en consecuencia para que no les pille desprevenidos.

En este sentido, contar con las adecuadas reservas de agua y alimentos es uno de los pilares básico del movimiento.

Cierto es que el de los preppers es un fenómeno genuinamente estadounidense –hay incluso una serie documental de National Geographic que explora su medio de vida, y su obsesión por las armas–, pero también hay preparacionistas en España.

Las latas están bien, pero no son la panacea

La primera idea que todos tenemos si nos plantean la necesidad de conservar comida el máximo tiempo posible es almacenar todo tipo de latas.

Este método de conservación se desarrolló tras una petición expresa del Gobierno francés que, durante las Guerras Napoleónicas, ofreció 12.000 francos a cualquier inventor que ideara un método barato y efectivo para conservar grandes cantidades de alimentos.

El ganador del concurso fue el bodeguero Nicolas Appert, que descubrió cómo evitar la acción de los microbios sobre la comida 50 años antes de que Louis Pasteur (otro francés) descubriera su papel en todo esto.

Las latas, bastante más sofisticadas hoy que las inventadas por Appert –aunque en esencia tengan el mismo funcionamiento–, son una buena opción para conservar alimentos durante mucho tiempo.

Como explica a Directo al Paladar la farmacéutica Gemma del Caño, experta en seguridad alimentaria, gracias al método de esterilización las latas aguantan muchísimo tiempo.

“De hecho”, apunta, “hay alguna lata por ahí de la Segunda Guerra Mundial que estaba tiesa, pero con una microbiología que la haría apta para el consumo, si alguien tuviera el valor de hacerlo”.

 

El agua, nuestra peor pesadilla

Como apunta Robles, incluso aunque podamos almacenar una gran cantidad de latas, “si un alimento es altamente energético es porque tiene los nutrientes muy concentrados, lo que implica necesariamente que tendrá poca agua: por lo tanto, para mantenernos hidratados no podremos contar con el agua que nos aporten los alimentos porque será limitada.

Y el agua ocupa lo que ocupa. No hay forma de reducir su tamaño”. “El factor limitante en época apocalíptica es el agua”, coincide Del Caño.

“Pensamos siempre en el almacenamiento de comida pero necesitamos que alguien se acuerde de llevar pastillas potabilizadoras, incluso buscar algún método para poder convertir el agua del mar en agua potable.

Del mar también podríamos sacar nutrientes fantásticos, muchas algas podrían complementar de forma maravillosa nuestra alimentación”.

Las ventajas de los alimentos liofilizados

Un búnker gigante repleto de latas parece una buena herramienta para sobrevivir al apocalipsis, pero necesitaríamos mucho más espacio que el que requiere almacenar otro tipo de conservas, como son los alimentos liofilizados.

“Las latas ocupan mucho espacio de almacenamiento y ya que nos ponemos a pretender vivir, tendríamos que hacerlo el mayor tiempo

posible y el espacio es importante”, explica Del Caño. Deberíamos poder almacenar la mayor cantidad de comida posible. ¿Qué hacemos con residuos de ese tamaño? Se me ocurre que el agua no sobrará así que podríamos utilizarlo para recoger agua.

Eso guay. Pero en épocas apocalípticas me imagino a la gente muy estresada y las latas pueden servir como arma, así que eso no me gusta mucho. Total, con estas cosas creo que tiraría por la comida liofilizada”.

 

No hay comentarios

Comentarios cerrados