KRISTEN STEWART: LA EXPERIENCIA PREMIA

Se acerca el festival de Cannes y Fabián Waintal platicó con Kristen Stewart sobre lo complicado que es ser juez de este evento

Por Fabián W. Waintal ©

El próximo festival de Cannes, contará con el mejor acento latino al tener como Presidente del Jurado nada menos que al director mexicano Alejandro González Iñárritu.

Y para adelantarnos al acontecimiento cinematográfico más importante del planeta, que vuelve a abrir las puertas del cine internacional el próximo 14 de Mayo, estuvimos con Kristen Stewart, recordando sus pasos como miembro del jurado del mismo festival, el año pasado.

 

– ¿Qué significó para alguien como Kristen Stewart ser parte del jurado del Festival de Cannes, en comparación con las visitas anteriores cuando habías ido a estrenar tus propias películas?

– Lo increíble del festival es que no hubo demasiada diferencia como cuando estuve como actriz, con alguna de mis películas. En Cannes, no importa que seas actor o director la conversación siempre tiene que ver con el mundo del cine.

– ¿No tuviste que prepararte entonces para formar parte del jurado del Festival de Cannes?

– Me familiarice un poco con los directores de las 21 películas que se había presentado en la competencia, pero no hay forma de prepararse para un trabajo así.

Desde el principio, supe que tenía que llegar con la mente y el corazón abierto, porque me di cuenta que cualquiera que va al cine es simplemente un ser humano.

No se trata de ser inteligente ni intelectual. Lo importante es ser humano.

 

– ¿Qué expectativas genera un festival tan importante como Cannes, antes de la inauguración oficial?

– En mi caso se podía palpar la emoción incluso entre los miembros más experimentados del jurado. Se notaba el orgullo por representar a Cannes.

Es un lugar donde la gente va a celebrar el cine. Es la gran razón por la que nos despertamos cada mañana. Y yo estaba emocionadísima al punto de preocuparme por ver las otras películas de los demás miembros internacionales del jurado, antes de llegar.

No quería conocerlos y que pensaran que era una estúpida que venía de Estados Unidos sin conocerlos. Llegué muy bien preparada y no veía la hora de disfrutar el festival como si fuera el mejor curso de cine de 10 días.

– Muy poca gente sabe que el Festival de Cannes no está abierto al público en general y las entradas de cine ni siquiera están a la venta. Solo pueden entrar los invitados especiales o quienes estén acreditados y en paralelo se genera un lado comercial donde los actores muchas veces tienen que ‘vender’ su película a los productores o distribuidores que van al festival para comprar los derechos ¿Qué tan evidente es ese lado comercial del festival detrás del glamour de la competencia?

– Las veces anteriores que yo había ido al festival , siempre fue para competir. Pero quienes vamos a Cannes no sentimos que tenemos que vender una idea o alguna película.

Yo nunca lo sentí así. Es un sentimiento genuino y muy personal. No conozco otro lugar donde puedas encontrar tantas mentes brillantes juntas. Habiendo nacido el 9 de Abril de 1990, Kristen Stewart es una de las celebridades más jóvenes que formaron parte del jurado ofi cial del Festival de Cannes.

Pero ella también está bastante acostumbrada a un lugar que la tuvo tantas veces como invitada, por la misma alfombra roja del Palais Des Festivals. Por supuesto, ya era considera una estrella internacional, cuando al año siguiente de terminar la serie de éxitos de ‘Twilight’, en el 2012 compitió por primera vez en el festival con la película ‘On The Road’ (En aquel entonces, el jurado estaba formado por otros famosos como Ewan Mc- Gregor, Diane Kruger y Jean Paul Gaultier que terminaron coronando con la Palma de Oro a la erótica película ‘Amour’).

En el 2014, volvió a competir con ‘Clouds of Sils Maria’ en una historia donde Juliette Binoche la veía como su gran competencia de fama (en la fi cción y la realidad), en una temporada en que Jane Campion también fue la Presidente del Jurado y Kristen incluso fue coronada con el premio César como Mejor Actriz de Reparto.

En el 2016, también estrenó la película ‘Personal Shopper’ que no fue tan bien recibida por la prensa aunque “No todos abuchearon” dijo ella, “Seamos claros”.

Ni siquiera le importó demasiado, porque al año siguiente se atrevió a presentarse en el festival como directora, con su primer cortometraje ‘Come Swim’ que después estuvo nominado en el Festival de Sundance.

Para ese entonces, claro, ya tenía sufi ciente experiencia para formar parte del jurado del siguiente Festival de Cannes, a la par de Cate Blanchett.

– ¿Cómo fue que te llamaron para ser parte del jurado de Cannes?

En realidad me habían llamado el año anterior cuando yo estaba en medio del rodaje de una actuación muy difícil.

Y cuando tuve que decirles que no podía ir, me puse muy mal porque sentí que había perdido una gran oportunidad. No podía creer que me habían considerado.

En cierta forma me puso contenta que no haya podido ir la vez anterior porque pude estar en el mismo jurado con alguien como Cate Blanchett, alguien a quien siempre admiré y Vi como un buen ejemplo del cine.

Al ser ella la Presidente y creo que todos en el resto del jurado queríamos que se sintiera orgullosa de nosotros.

 

“El cine puede educarnos, nos une, como el mejor puente de dos puntos diferentes, nos hace sentir menos solos.”

 

– El año pasado justamente, ‘Roma’ no compitió en Cannes porque Netfl ix se negó a pasar por una sala de cine en Francia, pero la ganadora japonesa ‘Shoplifters’ terminó compitiendo por el Oscar frente a ‘Roma’’ ¿En tu caso sentiste la presión sobre los hombros de saber que estabas coronando a una de las producciones de cine más importantes del año?

– Sí, sí, somos todos seres humanos y las respuestas del jurado también son bastante individuales.

 

– ¿Qué necesita una buena películapara ganar en Cannes la Palma de Oro?

Es muy difícil diferenciar entre tu corazón y tu cerebro. Pero creo que cuando ves una película donde realmente te conectas, cuando una historia llega a tu corazón y te deja pensando, tiene tanto peso que va más allá de un festival de cine, va más allá de todo y te das cuenta que puede ser un estilo de cine que va a destacarse por siempre. Eso es lo que precisa.

– ¿El Oscar se puede comparar con la Palma de Oro?

Hasta cierto nivel hay películas que sin ser perfectas en Cannes pueden ser muy buenas para ganar una Palma de Oro, pero es fundamental que te emocionen y realmente es mucho más importante saber que dentro de 10 años te van a seguir emocionando igual que la primera vez.

Creo que es algo bastante obvio cuando ves una película así. Antes de llegar a Cannes yo no sabía si iba a ser así necesariamente pero había sido mi esperanza.

 

– ¿Y desde el punto de vista actoral, hasta qué punto se cuenta con suficiente libertad durante un rodaje, como para terminar ganando un premio como la Palma de Oro?

– En mi caso al menos te diría que yo filmé por lo menos cinco películas en donde sentí todo lo opuesto a la libertad. Supongo que el ambiente que te da lugar para crear algo inesperado, en realidad precisa un enorme preparación y planeamiento, con la mente brillante de un buen director que pueda asegurarse que todo funciona como debería serlo.

Con todos los ingredientes en su lugar, se puede crear un espacio que te permita después perder el control por completo.

Yo ni siquiera trato de generar una emoción específica, prefiero sentirme bien dirigida, teniendo a alguien con una red de seguridad donde pueda caerme.

 

“La verdad, me cuesta definir lo que yo quiero como actriz. Como directora, la pregunta es mucho más fácil. Como actriz no quiero saberlo. Prefiero las sorpresas.”

 

– ¿Y en medio de la revolución femenina en el mundo delcine, podrías interpretar a… un hombre?

– Totalmente. Si me lo preguntas, te diría que el género es un mito en cierta forma.

Cada relación individual con el género te define a nivel personal, pero yo creo que la flexibilidad del género también te da lugar a diferentes formas de enfrentar un mismo personaje.

– ¿Cuál sería tu rol más soñado?

– La verdad, me cuesta definir lo que yo quiero como actriz. Como directora, la pregunta es mucho más fácil. Como actriz no quiero saberlo.

Prefiero estar en el presente de algo para sentirlo mucho más real de lo que pueda inventar.

Prefiero las sorpresas. Será por eso que no quiero ser productora de cine. Nunca lo voy a ser, te lo prometo. Pero sí quiero escribir y dirigir.

 

– El primer cortometraje que dirigiste, ‘Come Swim’ lo estrenaste también en Cannes ¿Qué tan buena juzgarías ese trabajo?

– En Cannes siempre fueron muy buenos conmigo. Para ser honesta, ese es un capítulo cerrado para mi. Pero fue como despertarme de un sueño.

La mejor lección que aprendí es que quiero hacer cine, porque se siente bien, porque es la mejor forma de capturar algo con tus dedos, reuniendo un grupo de personas que sienten lo mismo.

El cine puede educarnos, nos une, como el mejor puente de dos puntos diferentes, nos hace sentir menos solos.

 

– ¿Y qué estilo de largometraje te gustaría dirigir?

– Ahora mismo estoy adaptando para dirigir las memorias de Lidia Yuknavitch, que es de Polonia. Se llama ‘The Chronology of Water’.

Amo sus novelas, pero sus memorias son mucho más profundas. Siento que ella está en mi sangre y lo supe mucho antes de conocerla personalmente.

Mi única meta era terminar el guión para poder contratar una actriz espectacular, porque yo también quise escribir el mejor rol femenino, con un personaje que yo me moría por interpretar, aunque no sea la que lo interprete en el cine.

– Tu próxima película ‘Against All Enemies’ abarca la historia de otra verdadera actriz como Jean Seberg, que vivió la mitad de su vida en Francia. Y la ciudad de París incluso está plagada de tus fotos con las publicidades del perfume Gabrielle de Chanel. ¿Cannes y los franceses conquistaron tu corazón?

– Casi… (Risas) Totalmente. Con el rol de Jean Seberg en ‘Against All Enemies’ muchos de los diálogos son en francés, aunque el acento de ella es terrible (le cuesta parar de reír). Pero tuve que aprender mucho más que nunca. Fue divertido. Ahí sí que soy más francesa que antes.

 

– ¿Cuántas producciones de cine francesas ya viste con tantos pasos por Cannes?

– No tantas como debería haber visto. Tampoco puedo decir que soy una fanática del cine. Mi experiencia con Cannes, de verdad, siento que es como ir a una escuela de cine, donde todos hablan el mismo lenguaje.

Será por eso que no me intimida. El cine francés además es increíblemente diverso, muy diferente. Yo siento que son mis maestros.

 

– ¿El mejor recuerdo de todas las veces que pasaste por Cannes?

– Diría que probablemente fue la primera vez que fui con ‘On The Road’. Subir los escalones por primera vez, pararme en la alfombra roja (del Festival de Cannes) con el elenco y el director, mirando desde lo más alto.

Nuestro top

Café Society (Woody Allen, 2016)

Después de la magistral Adventureland y la fallida American Ultra Jesse Eisenberg y Kristen Stewart volvieron a coincidir en una tan deliciosa como menor película de Woody Allen, otra disección de las relaciones humanas y sus miserias en el contexto de las apariencias y el yugo capitalista. Una comedia amarga en la que Allen advierte de la amoralidad.

 

American Ultra (Nima Nourizadeh, 2015)

En una mezcla de comedia romántica y cine de acción destroyer, Jesse Eisenberg y Kristen Stewart hacen la pareja perfecta para una película fallida que aun así conserva muchos más atractivos de los que se dijo en su día.

 

Siempre Alice (Richard Glatzer, Wash Westmoreland, 2014)

Fue el show de Julianne Moore, y la película por la que ésta consiguió el Oscar a la mejor actriz principal, pero la intervención de Kristen Stewart sirve para dar forma a un melodrama de corte indie que consigue llegar al corazón del espectador gracias a un guion a caballo entre lo tragicómico y lo sentimental.

 

The Runaways (Floria Sigismondi, 2010)

Blandito remake en el que Dakota Fanning le comio la tostada a Kristen Stewart basado en la historia de las dos chicas punk que formaron el grupo de punk seminal “ The Runaways”. No es que transite por caminos muy poco conocidos, pero la música y las interpretaciones hacen que la historia resulte, al menos entretenida para el espectador medio.

 

Adventureland (Greg Mottola, 2009)

En esta impresionante radiografía de la nostalgia, la mejor que se ha hecho en toda la fiebre ochentera que ha habido en los últimos años en el mainstream, Kristen Stewart fue la chica de un chaval bastante atacado por la situación en el contexto de un parque de atracciones con Ryan Reynolds.

 

Saga Crepúsculo (2008-2012)

Se podrá decir cualquier cosa sobre la calidad de los films, pero no hay duda que supusieron un antes y un después en la trayectoria de Stewart como actriz de Hollywood. Ni más ni menos que cinco películas se rodaron a partir de los originales de Stephanie Meyer.

 

Lo qué no sabías…

  • Si bien su salto a la popularidad llegó con la saga Crepúsculo, Kristen comenzó su carrera mucho tiempo antes. En 2002 y cuando apenas tenía 12 años protagonizó junto a Jodie Foster La habitación del pánico, película en la que interpretaba a una niña diabética en peligro y que le valió un premio Young Artist.

 

  • En una entrevista, Kristen contó que si tuviese que ser un animal sería gato: “Cuando se trata de gatos, les dices ‘¡ven aquí!’, y ellos se quedan parados ahí como respondiendo ‘NO’”.

 

  • Kristen no sólo le gusta la lectura y el cine, también escucha música y su artista favorito es Van Morrison

 

  • Kristen es la primera y única actriz americana en ganar un César, reconocidos premios del cine francés.
No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado