LA BODA DE SUS SUEÑOS

Jacqueline Ávila Hernández y Jacobo González Gallegos cumplieron su sueño al declararse amor eterno frente al altar

TEXTO Y FOTOS: Francisco Muñiz.

Después de un feliz noviazgo la pareja formada por Jacqueline Ávila Hernández y Jacobo González Gallegos unieron sus vidas mediante el sacramento del Matrimonio. La ceremonia litúrgica matrimonial se realizó en la iglesia de Santa María Reina de los Apóstoles y fue oficiada por el padre Mario Castro quien recibió a los integrantes del cortejo nupcial antes de su entrada a la iglesia.

El padre Mario después de la consagración bendijo los símbolos matrimoniales que le presentaron los padrinos de los contrayentes: Perla Dávila y Jens Chaberlet, de anillos; Jorge Corrales y Carolina Álvarez, arras; Oralia Sánchez y Lorenzo Guizar, de velación; y el lazo lo colocaron Oscar Ávila y Calina Guerra.

Terminada la ceremonia eucarística el recién formado matrimonio González Ávila se traslado a “Terra Serena”, ubicado en la Sierra de Arteaga, en donde tuvo lugar la recepción de la boda.

Los invitados e invitadas recibieron una bebida espumosa o una cerveza al gusto, como bienvenida y disfrutaron de un Candy Bar antes de ocupar su respectivo lugar bajo unos elegantes toldos blancos. Los novios realizaron su estrada al salón entre los aplausos de sus invitados, recorrieron la pista y bailaron su primer vals matrimonial al término del cual el DJ invito al padre de la novia Humberto Ávila, y a la mamá del novio Olga Esther Gallegos, a bailar con ellos un tema especial, terminados los vals se colocaron en la mesa de honor para compartir una deliciosa cena.

Terminada la cena los novios acompañados por sus familiares, amigos e invitados iniciaron el baile que se prolongo hasta la madrugada del domingo.

No hay comentarios

Comentarios cerrados