JALISCO GASTRONÓMICO

CEDILLO

Siempre, siempre habrá acciones e historias inusitadas y audaces para conocer nuestro país, este bello México el cual para desgracia de todos, se puede escapar de las manos. Es decir lo siguiente: usted puede irse a viajar y conocer, por ejemplo, un bello estado como Veracruz. Conocer su puerto, ir a lo más turístico e infaltable, como el buen café que allí sirven, un buen pescado en su punto, bailar un danzón (ya no se puede), abanicarse mientras se fuma un buen puro, etcétera.

Así podríamos hablar y decir de cada Estado y de cada ciudad visitada por placer y turismo: los chiles en nogada de Puebla, las 365 parroquias e iglesias de Cholula. Conocer la Torre Latinoamericana de la ciudad de México, el Cañón del Sumidero en Chiapas, las Barrancas del Cobre en Chihuahua, el Teatro Calderón de Zacatecas y un largo, largo etcétera. Pero, ¿qué tal conocer y hacer una ruta en base a misiones coloniales antiguas y sus vinos y quesos? ¿Qué tal hacer y recorrer una ruta en base a las mejores bibliotecas actuales en México con sus tesoros ocultos? ¿No lo apetece una ruta gastronómica por Jalisco a través de uno de sus mejores estetas, como lo fue Hugo Gutiérrez Vega?

Hace poco leí un librito en apariencia inofensivo del maestro quien fue traductor, viajero y escritor de un buen manojo de libros que dejó de su puño y letra. Editor, poeta, ensayista, diplomático, traductor, en este libro: “Algunos ensayos”, se reconoce uno especial por su alcance y propuesta, “Teoría del paisaje de Jalisco.” En este texto, el escritor va tejiendo perfectamente su entrada a su Estado, Jalisco, vía carretera por Guanajuato, para recorrerlo todo y en todas direcciones bajo varios átomos cohesionadores: el paisaje, los libros, sus autores y claro, los alimentos y bebidas de Jalisco: una verdadera delicia.

Como siempre, ya casi me acabé el espacio, pero sirvan algunos fragmentos hoy, para entrar de lleno a la gastronomía de Jalisco (que imagino, usted en   etapas y ciudades ya conoce y ha probado, sobre todo):

“Nos detenemos en  Zapotlanejo para comer la mejor birria de la región. Digo esto guiado pro una delicada salsa que combina los chiles con el jitomate y la naranja agria. En ella se hunden las piezas de chivo (o de borrego en algunos casos) para impregnarlas de sabores enriquecidos por el orégano, indispensable toque final de muchas aventuras de la cocina jalisciense. Se recomienda abrir boca con un tequila honrado en su pureza…”

“Nos detenemos en Santa Ana Acatlán y cenamos unas sorprendentes güilotas enchiladas…”

“(En Puerto Vallarta) Andan también por ahí los pesqueros de regreso a los puertos con sus cargas, más tarde convertidas en frescos ceviches o en delicias asadas en las hogueras de la playa…”

Facebook Notice for EU! You need to login to view and post FB Comments!
Jesus R. Cedillo

Escritor y periodista saltillense. Ha publicado en los principales diarios y revistas de México. Ganador de siete premios de periodismo cultural de la UAdeC en diversos géneros periodísticos.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado