¿Cómo hacer que te gusten alimentos?

La empresa anunció en su cuenta de Twitter que el lunes 17 de septiembre se dio a conocer el nombre de la primera persona que viaje de forma privada a este sitio

A lo largo de la historia, el hombre ha tenido varios enemigos: la enfermedad, la muerte y el brócoli. Desde pequeños nos aterra probar ciertos alimentos ya sea porque no nos gustan, o por tradición. Lamentablemente, muchos de estos alimentos que buscamos evitar, resultan ser realmente benéficos para nuestro cuerpo. Aprende a educar tu paladar para así mejorar tu dieta y tener un estilo de vida más saludable.

La perseverancia es la clave para el éxito. Bien lo dicen nuestras abuelitas, y sí, cualquier meta que queramos alcanzar se consigue con los múltiples intentos. Pero también otra cosa es cierta: “Si quieres resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo.” A lo que Albert Einstein se refería con esta frase, es intentar de diversas maneras y no hacer nada por la fuerza. Intenta comer estos alimentos de diferentes maneras y acompañarlos de alimentos que te gusten.

Un nuevo estudio descubrió que la saliva es muy importante cuando se trata de influir en la forma en que los alimentos les gustan a las personas, y comer alimentos que no te gusten de manera repetida podría cambiar la composición de tu saliva, por lo tanto, los alimentos amargos saben mejor.

Muchos alimentos saludables como el brócoli y el chocolate oscuro tienen un sabor amargo. Así que la autora principal del estudio, Cordelia Running, de la Universidad de Purdue en Indiana, EU, se dispuso a ver si consumir alimentos amargos ayudaría a las personas a superar la aversión a los compuestos que los hacen saber así. “Al cambiar tu dieta, es posible que puedas cambiar tu experiencia de sabor de los alimentos que en un momento te resultaron desagradables”, explicó.

Se cree que ciertas proteínas son responsables de las sensaciones tales como la sequedad y la aspereza que se desarrollan al comer algunos tipos de chocolate, vino tinto y otros alimentos. “Si podemos cambiar la expresión de estas proteínas, tal vez podamos hacer que los sabores ‘malos’ como la amargura y la astringencia sean más débiles”, comentó Running.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado