GASTRONOMÍA, VIRUS Y CRISIS

Escribo estas atropelladas líneas con la pluma fría y el corazón caliente y adolorido. Tiempos nublado, nubes negras no sólo sobre México sino en todo el mundo. El virus chino vino a poner a la humanidad en jaque. A todos nos puede contagiar y llegar de sopetón dicho padecimiento. Sin duda, hay que hacer caso a las autoridades en la materia. Pero, no siempre las medidas tomadas por las autoridades oficiales (las que mandan e imponen su criterio) son las más adecuadas, según ni opinión. Usted tendrá su mejor reflexión al respecto. Pero una medida creo yo, demasiado temprana, fue el cierre de bares, cantinas, restaurantes. Se imitó inmediatamente esta medida como la que se tomó en Europa. La afectación a dichos giros y a la economía va a ser brutal.

Se han cancelado bodas, quince años, cumpleaños, reuniones sociales todas y de todo tipo. Se pronostica una contracción económica con un piso de menos 1.6%. Es decir, por segundo año consecutivo, lejos de crecer, estamos decreciendo. Un sector fuerte y pujante aquí en el norte han sido los restaurantes, la gastronomía. Vaya, no podemos competir con el sol playero y los cuerpos esculturales de señoritas ataviadas con prendas mínimas, pero poco a poco se empezó a considerar destinos turísticos importantes en tierra adentro (Saltillo, Monterrey, Ramos Arizpe, Guanajuato, Malinalco, Zapotlán, etcétera) a ciertos lugares como los antes nombrados, con una oferta de vinos, de museos y gastronómica, capaz de competir de tú a tú con el destino turístico por antonomasia: la playa. Años, años, lustros de trabajo están a punto de irse al caño.

te puede interesar: La dieta de Frankenstein.

En San Pedro, aquí con los vecinos neoloneses, creo entraron muy rápido en pánico y cerraron bares y restaurantes. Todos. Medida unilateral sin sesgo de planeación alguno. Más de 800 restaurantes hay en esa zona lujosa (Municipio, pues) de Nuevo León. Se emplean en esta área alrededor de 45 mil personas… que hoy no tienen trabajo. Se calcula que 20% de estos negocios van a cerrar definitivamente. Las ventas han caído de 80 a 90%. Solo les permiten vender para llevar. Mala, pésima decisión creo yo.

Aquí en Saltillo, Ramos Arizpe y Arteaga, vamos por el mismo camino, aunque nuestras autoridades han sido prudentes e inteligentes en la toma de decisiones y definiciones: Miguel Ángel Riquelme (Gobernador), Manolo Jiménez (Alcalde), Chema Morales (Alcalde), han venido capoteando el vendaval con inteligencia y cabeza fría. En Torreón hay manifestaciones de dueños y empleados de bares, cantinas y centros nocturnos que están en contra de dicha medida. No hubo concientización de parte del alcalde panista Jorge Zermeño. La pálida esferita lagunera siempre de malas.

Le llamo la atención también en lo siguiente: en esta oleada de contingencia por el contagio, posible contagio de la enfermedad, ha sido la sociedad civil (usted, el vecino, yo), quien han llevado la voz cantante con medidas tomadas mucho antes de que se anunciaran o se recomendaran. Antes, días antes de que esto estallara como granada de fragmentación, el empresario Braulio Cárdenas (“Mesón El Principal” y Restaurante “Principal del Centro”) diseñó toda una estrategia dentro de sus comedores: mesas y sillas con suficiente distancia, los meseros aplicándose gel una y otra vez y guardando sano trecho con el cliente; ya luego, el uso de tapabocas y guantes por parte de todo el personal. Desinfección invariable de sanitarios y lavabos. El chef Juan Ramón Cárdenas (del mítico “Don Artemio” y “Villa Ferré”) igual, puso en práctica el anterior esquema de trabajo mucho antes de que se avecinara lo inevitable.

La afectación va a ser brutal a la economía. Pero atrás de dicha economía, hay familias enteras. Esperemos esto pase lo más rápido posible. Así sea.

 

Jesús R. Cedillo
Jesús R. Cedillo

Columna: Contraesquina / Salpicón Jesús R. Cedillo nació en Saltillo, Coahuila en 1965. Escritor y periodista. Ha publicado en los principales diarios y revistas de la república Mexicana. Ha publicado varios libros de poemas entre ellos: Sometimiento al relámpago (CNCA. Con dos ediciones, 1993 y 2001) y Alabanza de los frutos (Verdehalago, 2000). Ha obtenido siete Premios de Periodismo cultural de la UA de C en diversos géneros periodísticos. Su trabajo ensayístico está antologado en volúmenes editados en la capital de la república. Actualmente tiene en preparación el volumen de ensayos: Las formas del fuego y el libro de poemas, El Libro de los Reinos. Se dedica al periodismo y la literatura de tiempo completo. Cursa estudios de teología.

No hay comentarios

Comentarios cerrados