FRAUDE ES EL PRINCIPAL DELITO EN CUARENTENA

Fraude telefonico cibernetico

Te llaman para venderte algo, para decirte que tienen a tu hijo, para que participes en un buen negocio. Se trata de ladrones que ni el Covid-19 detienen.

El fraude nos afecta a todos y no se limita a un género, edad, nivel de estudios o de ingresos en particular. Desafortunadamente quienes son más vulnerables son la gente mayor porque las personas que llaman dan por supuesto que esta gente vive sola, tiene algo de dinero guardado o puede ser más educada con los extraños.

Cuelga la llamada

Ahora que están todos en casa, enseña a tus hijos, especialmente niños y adolescentes, que no crean todo lo que les dicen por teléfono.

“Si una voz te llama diciendo que tiene detenido a un familiar y te pide dinero o información personal, cuelga el teléfono. Si crees que la persona que te llama podría estar diciendo la verdad, vuelve a llamar a un número que te conste que es genuino.

“Si te llaman para decirte que es alguien de tu empresa que te va a depositar tu sueldo pero necesita el número de tu tarjeta. Cuelga.

“Si te llaman diciendo que te van a hacer una prueba del coronavirus por una cantidad depositada. Cuelga.

“Si te piden una donación para ayudar a los hospitales o comprar mascarillas para los médicos. Cuelga.

“Es momento de QUEDARSE EN CASA pero de manera segura, platica con la familia sobre las medidas que deben tomar para no caer en un fraude. Explica a los más pequeños y asegúrate de que los adolescentes tengan todo muy claro”, recomiendan desde la Secretaría de Seguridad Pública.

Te puede interesar:

Fraude, el principal ciberdelito en México.

Evita fraudes telefónicos

Los estafadores suelen hacerse pasar por alguien que te inspira confianza. No envíes dinero ni des tu información personal, especialmente si te llaman de manera inesperada —ya sea que lo recibas por mensaje de texto, llamada de teléfono o correo electrónico.

Si recibiste la llamada, no decidas nada y pídele tiempo. Haz búsquedas en Internet del nombre que te dio de la compañía o del producto que te quieren vender. Agrega palabras como ‘comentarios’, ‘queja’ o ‘estafa’. O haz una búsqueda ingresando una frase que describa tu situación, por ejemplo ‘llamada del IRS’. Incluso puedes hacer la búsqueda ingresando números de teléfono para ver si otra gente reportó esos números en relación a una estafa.

No confíes en tu identificador de llamadas. Con la tecnología actual, a los estafadores les es más fácil falsear la información del aparato de identificación de llamadas, así que el nombre y número que ves en el aparato no siempre son reales.

No pague por adelantado a cambio de una promesa. Alguien podría pedirte que pagues por adelantado por cosas tales como servicios de alivio de deudas, ofrecimientos de crédito y préstamo, asistencia para deudores hipotecarios o un empleo. Hasta podrían decirte que ganaste un premio, pero que primero debes pagar impuestos o cargos. Si los pagas, probablemente se quedarán con tu dinero y desaparecerán.

Considera tus opciones de pago. Las tarjetas de crédito te ofrecen un nivel de protección importante, pero hay algunos otros métodos de pago que no. Hacer transferencias de dinero a través de servicios como Western Union o MoneyGram es riesgoso porque es casi imposible recuperar el dinero. Esto también se aplica a las tarjetas recargables y tarjetas de regalo. Las oficinas del gobierno y las compañías honestas no te exigirán que uses estos métodos de pago.

Habla con alguien. Antes de dar tu dinero o información personal, habla con alguien de confianza. Los estafadores oportunistas quieren que tomes decisiones apresuradamente. Incluso podrían amenazarte. Tranquilízate, verifica la historia, haz una búsqueda en Internet, consulta a un experto —o simplemente habla con un amigo.

Te puede interesar:

¿Qué es un fraude cibernético?

Cuelga el teléfono a las llamadas automáticas pregrabadas. Si atiendes el teléfono y escuchas una promoción de ventas grabada, cuelga. Estas llamadas son ilegales, y a menudo los productos que promocionan son falsos. No presiones el número 1 para hablar con un operador, ni para eliminar tu número de teléfono de la lista. Eso podría generar más llamadas.

Desconfía de los ofrecimientos de prueba gratis. Algunas compañías usan las pruebas gratis para suscribirte a la compra de productos y te facturan todos los meses hasta que canceles la suscripción. Antes de aceptar una prueba gratuita, investiga la compañía y lee la política de cancelación.

Niégate si te piden que deposites un cheque y luego hagas una transferencia para devolverte el dinero. Por ley, los bancos deben poner a disposición los fondos de los cheques depositados en un par de días, pero descubrir un cheque falso puede llevar semanas. Si depositas un cheque y luego descubres que es falso, tú eres el responsable de devolver ese dinero al banco.

Si detectas una estafa, repórtala a la Comisión Federal de Comercio (ftc.gov/queja). Tus reportes ayudan a las otras autoridades a cargo del cumplimiento de la ley a investigar las estafas y a demandar a los estafadores ante la justicia.

Te puede interesar:

¿Cómo evitar un fraude?

Información relevante

Recuerda que el banco nunca llama para solicitar datos confidenciales.

Tu empresa se estará comunicando contigo a través de tus jefes directos.

Ante cualquier duda, es mejor colgar y validar los datos.

Si realizas compras por Internet o vía telefónica, revisa que sean sitios seguros y no realices compras utilizando redes públicas.

En compras físicas, no pierdas de vista la tarjeta, con ello evitas el robo de información.

No abras ningún mensaje de fuentes desconocidas.

No haga clic en enlaces que no conozcas.

No reveles nunca tus contraseñas ni tus datos personales.

No envíes fotos por WhatsApp de tu tarjeta o identificación.

Para hacer una denuncia ante la Policía de Ciberdelincuencia Preventiva:

Teléfono: 5242-5100 ext. 5086

Email: policía.cibernetica@ssp.df..gob.mx

Twitter: @UCS_CDMX

 

Avatar
Sonia Valdés

Periodista de Vanguardia desde 1989. Editora de Omnia, Hogar y suplementos como PERIODIQUITO y CAMPUS Enlace Universitario. Maestra de inglés a nivel secundaria y una gran entusiasta de promover los valores y la importancia de practicar un deporte. Con un especial cariño por el beisbol.

No hay comentarios

Comentarios cerrados